sábado, 23 de febrero de 2008

ATRAPADOS EN LA NIEVE



Habían quedado atrapados en el refugio de la montaña. La nevada que había caído durante la noche, les dejó incomunicados. Tenían leña y comida, pero al quedar interrumpida la corriente eléctrica por alguna avería, también los teléfonos móviles se quedaron sin batería, siendo más desoladora la espera, en aquella casa de madera en la cima nevada.

Los nervios después de días de agotador ejercicio, empezaron a aflorar y la convivencia que en otras circunstancias hubiera sido divertida e incluso apasionante, comenzó a enrarecer el ambiente que poco a poco, se cargó de sátiras y palabras de doble filo. Ni las partidas de cartas, ni el juego de dados, resultaban entretenidos y servían de disputa, creyendo ver los unos en los otros, trampas para ser ganadores y encontrándose en todo lo que se hacía o se decía, un motivo para desconfiar de todo y de todos.

Aquellos chicos que desde el parvulario habían estado juntos en todas sus travesuras, primeros escarceos amorosos, complicidades para ganarse la simpatía de las chicas y todas las aventuras de facultad y excursiones, se estaban yendo por tierra al quedar aprisionados en aquella mole blanca.

Empezaron a salir del fondo del alma los rencores, las envidias y todo aquello, que había quedado solapadamente oculto bajo bromas y chistes, más o menos acertados y que en momentos felices, no se tenían en cuenta del todo.

Era la quinta noche que pasaban en aquella prisión y cuando se disponían a recoger la cocina para retirarse a descansar, fue Marcos el que dijo de forma tajante: "Llevamos cinco días aquí atrapados y lo único que hemos hecho, ha sido restregarnos nuestras miserias y egoísmos. Por la amistad que siempre nos hemos tenido desde pequeños, os propongo un juego para mañana. Esta noche mientras nos dormimos, debemos pensar en todo lo bueno y lo malo que hemos vivido juntos, mañana tenemos todo el día para pasarlo a un folio, después y antes de la cena, lo exponemos con la mejor voluntad y sinceridad de la que disponemos, ¿os parece?... Así, dejaremos todo este ambiente enrarecido que no nos lleva a ninguna parte y que además, va a acabar con nuestra amistad. Analizaremos los errores que hemos cometido y aclararemos las dudas que tenemos los unos de los otros y que nos están llenando de rencor. Reconoceremos nuestras equivocaciones, el daño que hicimos y podremos perdonarnos y pedir disculpas".

Todos quedaron enmudecidos mirándose fijamente a la luz de las velas. Sin decir palabra, todos afirmaron con movimientos de cabeza y se dispusieron a retirarse a descansar.

Inesperadamente, las lámparas eléctricas se encienden quedando todas las habitaciones iluminadas. El alboroto y el jolgorio son ensordecedores. Al unísono, todos sacan de sus mochilas y macutos los teléfonos móviles y sus respectivas baterías, quedando todos los enchufes ocupados.

A la mañana siguiente, pudieron comunicarse con la civilización y dos horas después, los recogen unos helicópteros que los llevan de nuevo a la urbe, quedando de nuevo oculto el rencor, las envidias y la violencia, que terminaría con la amistad de unos buenos chicos que no supieron hacer frente a las "miserias humanas".

Nani. Febrero 2008.




25 comentarios:

  1. Como siempre, Nani....mucha sabiduría en tus palabras.
    Ese "juego" que propone Marcos, deberiamos hacerlo todos de vez en cuando.....soltaríamos mucho "lastre" y se aclararían muchas cosas, pero creo que al final hacemos como este grupo de amigos....dejamos que la vida continue y no "removemos" la porquería.
    Besos, Nani.

    ResponderEliminar
  2. Pienso igual que By Alex, y creo que es lo que quieres trasmitir. A mí me pasa mucho, quiero poner los puntos sobre las ies a gente pero viene la luz... A veces soy débil ante el chantaje emocional, que se le va a her, soy más tonta de lo que la gente cree.
    Me ha gustado mucho, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. mmm... Pues no sé, el relato me ha gustado, erso no lo dudes... pero es que desde que vi aquella de "Sobrevivientes de los Andes" (o su remake "Viven"), la verdad es que si en una historia hay gente atrapada en medio de mucha nieve y no hay canibalismos siento que algo me falta

    ResponderEliminar
  4. jajaja...¡qué bueno el comentario de Mario! Yo qué te digo, es innevitable guardar cosas sobretodo si las amistades son numerosas, los grupos son lo que tienen; a veces porque no merece la pena y otras porque creemos que no merece la pena; van quedándose cosas en los bolsillos. Tube una amgiga que siempre me decía: "María, di lo que sientes,a veces las cosas si no se quedan sin decir" y tú, mamá, sabes que eso lo llevo a rajatabla, no me cuesta decir lo bueno y lo malo (aunque un poquito más) también intento expresarlo ¡así me va!jajajaja
    Besos, me ha gustado, te quierito...guapa

    ResponderEliminar
  5. Hasta que a las personas no se las pone en una situación límite, no se las conoce realmente.

    Precioso Nani.

    Muchos besitos de domingo lluvioso :)

    ResponderEliminar
  6. Tantas veces callamos las cosas para no herir, para que no nos hieran... No debemos hacerlo, no se es mejor amigo por poner buena cara a todo... eso quema por dentro.

    Un besoteee

    ResponderEliminar
  7. Las miserias humanas.
    Todos llevamos las nuestras.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hay muchos estudios del comportamiento humano en situaciones de estrés y alejados del mundo. Parece mentira que en esas ocasiones salga casi todo lo malo que llevamos dentro. Una pena.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  9. Pues yo no veo del todo mal que el juego que propone Marcos se quede en una idea. Más que nada porque hay gente que cuando le dices lo que piensas de ellos no se lo toman a bien por muy adultos o inteligentes que sean. Aunque por otro lado supongo que ésta gente no se puede calificar como "buenos amigos", ¿no?

    Oye, ¿me podrías hacer un favor? Como llevo poco tiempo en blogger no sé ni la mitad de las cosas. Así que, ¿te importaría decirme como se ponen los enlazes? Me refiero a esos que tú tienes a la izquierda del blog, debajo de la foto dibujada.

    Es que ya se sabe, poquito a poco y bicheando se consiguen hacer cositas en el blog. ;)

    ResponderEliminar
  10. Por lo menos no empezaron a cortarse los dedos.

    Aunque sólo fueron cinco días... Si hubiesen sido siete a lo mejor.

    Es cierto que sólo se ven las cosas cuando la atención se concentra en ellas.

    Muy buen relato, Nani. Y buen mensaje ;-)

    ResponderEliminar
  11. Qué bueno. La vida misma. La cara oculta de todos nosotros. Nuestro egoísmo e insensibilidad a flote cuando las situaciones nos superan. De nuevo un relato utilísimo y toda mi admiración.

    ResponderEliminar
  12. MUY BUEN RELATO NANI.
    MUCHA SABIDURÌA.
    EN SITUACIONES LÌMITES CREO QUE NOS MOSTRAMOS COMO SOMOS.
    TU ESCRITO ME LLEVÒ A LA TRAGEDIA DE LOS ANDES, LO QUE HABRÀ SIDO ESO!

    PARA NO LASTIMAR A VECES CALLAMOS Y ME PARECE QUE NO ES BUENO.

    RECIBE MIS SALUDOS

    ADAL

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho tu relato, se sigue con interés y rematas muy bien. Es una situación en la que podemos identificarnos.Cuando se filma pasa exactamente eso. Quizás es de lo mejor que te he leído.

    (Una sugerencia del inicio: Estaban atrapados en el refugio de la montaña. La nevada caída durante la noche, les dejó incomunicados.) (Creo que es más directo y fuerte, y evitas dos había.) (No supe como mandarlo por email) Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
  14. Querida Nani : Te escribo para darte mi nueva URL DEL blog Estuve con problemas tecnicos y no puedo entrar a mi antigua bitacora.
    Nueva URL:www.pazdelavida.blogspot.com
    por esta ventanita , pinchas y entras .
    Cariños

    ResponderEliminar
  15. Me ha gustado mucho. Qué trabajo cuesta sincerarse en algunas ocasiones. Creo que todos nos quedamos cosas sin decir, es ley de vida, aunque yo intento no quedarme muchas, jaajja.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias por tu ayuda. De verdad que te lo agradezco.

    BESAZOS

    Psd: Gracias a tí me ha quedado el blog chulísimo ;)

    ResponderEliminar
  17. Un relato muy movilizador, Nani.
    Mientras vamos avanzando por el camino de la vida, cambiamos necesariamente. Y la mayoría de esos importantes cambios no se aprecian inmediatamente, a veces hasta quedan ocultos detrás de las formas sociales.
    Un día, y por un motivo como el que nos contás, las personas comprenden que están unidas, no por lo que son, sino por lo que fueron alguna vez...y descubren que su amigo, es un desconocido.

    Es inevitable pensar en la falta de profundidad del diálogo cotidiano.

    Te abrazo querida Nani y te agradezco este excelente relato, y como en mi blog, también tu "investigación".

    Besillos!

    ResponderEliminar
  18. Parece mentira lo que hace la convivencia y llevada a estos límites peor todavía. Lástima que no les diera tiempo de escribir. Es un ejercicio revelador. Yo a veces lo hago con mi no pareja, y no veas las cosas que salen.

    Un besote guapísima!

    ResponderEliminar
  19. Cuànto falta aùn para no olvidar que la sensibilidad existe.
    Siempre tus letras son reflexivas y me gusta. Pensar, sentir, actuar.
    Gracias de nuevo.

    Abrazos linda.

    ResponderEliminar
  20. Pues sí,las situaciones de estrés agotan la amistad,el cariño,el encuentro,la armonía y todo lo positivo que circule por el aire.Buen texto!!

    ResponderEliminar
  21. Escuse moi? ¿Que Mariapan es tu hija? No tengo ni idea de quién es porque nunca le habia visitado el blog, pero me has dejado O_o

    BESAZOS

    Psd: ¿De qué va eso de tu música a medida? :S

    ResponderEliminar
  22. Un texto para pensar.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  23. Me ha encantado el comentario de Mario, él siempre en su línea :D

    En fin, las situaciones límites ponen todo a prueba y son muy difíciles de superar indemnes (caray, me ha costado tres intentos escribir la palabrita esta...).

    Besos

    ResponderEliminar
  24. De verdad que no quiero parecer pesado, pero aún a riego de que lo pienses: ¡FELIZ DÍA DE ANDALUCÍA! :)

    ResponderEliminar
  25. Un relato realista sobre la convivencia, con la enseñanza de que muchas veces debemos dejar lo malo, aparcarlo, apartarlo, para poder vivir mejor nosotros y los que nos rodean.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE