lunes, 20 de mayo de 2019

SEÑORÍA


Sí, soy su esposa aunque a veces haya presumido de soltero. Tenía amistades por doquier o eso contaba y cuando le pedí el divorcio, no me lo concedió. Señoría, solía verle una vez al año cuando era el cumpleaños del hijo no vivido que tuvimos, pero los últimos años no apareció. Decía que llegaría el momento que tendríamos que cuidarnos, pero yo no estaba de acuerdo. No tengo idea de si ha sido cuidado. Tampoco sé para qué he sido requerida, pero si se trata del legado; renuncio a todo. Ya recogí en su día todo el dolor que me correspondió.

Nani. Mayo 2019

viernes, 17 de mayo de 2019

LA TARARA Y EL LAGARTO (Dedicado a Iván y Mario)




La que consideré mi madre mientras me fabricaba, cantaba una coplilla que fue la que me infundió casi todo y así fue surgiendo mi existencia  y con ella, el personaje que me ha tocado representar en las bambalinas y en la vida.
Primero hizo una masa de papel maché y creó mi cuerpo. Me colocó una pierna y sopló, después la otra y más soplos; los brazos y cabeza. Más tarde y con un retal a lunares, me fabricó un vestido al que le colocó unos volantes con otro trozo, pero con los colores invertidos. De papel charol me confeccionó los zapatos de tacón en color negro que eran más elegantes, ─ decía. La peluca la realizó con el resto de lana marrón oscuro con la que hizo un jersey para mi hermana Mariquilla. Me colocó una peina de carey que le había servido a ella cuando era niña, con un clavel rojo y  comenzó a darme vida. Me maquilló y cuando creyó que estaba en mi punto, volvió a soplar tres veces seguidas y me dijo: “Ya puedes buscarte el sustento” y así sucedió. Unos simpáticos titiriteros me adquirieron y me pusieron por nombre “Margarita”; en ese momento me entró un pánico horrible, por si me iban a desojar como a las flores del mismo nombre. Pero no, no sucedió nada de lo temido, sino que me colocaron tras el ventanuco o retablo de un teatrillo de marionetas y con un lagarto, interpretamos para los niños poemas de Lorca donde yo siempre termino cantando la Tarara. Me encasillaron como es normal en este mundo, pero no me importa. Enseñamos a los niños que hay personas que se preocupan de escribir poemas para ellos, obras de teatro, canciones y todo lo que les pueda aportar sabiduría, ejemplos y además, risas a montón. Soy feliz cuando escucho sus carcajadas, no necesito más para alimentarme y seguir tras las cortinas de esta existencia de papel, pinturas y letras por doquier. Soy la marioneta de las sonrisas, ─ dicen; me siento distinta porque no soy de trapo, ni de esponja, tengo el porte del abedul de donde procedo y eso me hace sentir bien.

Nani. Mayo 2019


jueves, 16 de mayo de 2019

TORPE


De toda la vida de Dios se hicieron las cosas de esa manera, pero cambiar lo que no tiene sentido, lógica o coherencia es de seres humanos, ya no estamos en las cavernas y preferiría morir en el intento. Se decía que ellas eran muy torpes porque se caían por las escaleras o las rodaban. Ahora sabemos que lo natural es menstrual, no rodarlas y lo antinatural, ser la esclava y si se resiste, amortajarla y que todos en voz baja digan que cayó por esos peldaños. 

RURAL

De toda la vida sale el agua por el caño. Siempre fresca para llenar el cántaro de los más humildes.
Si voy al pueblo, bajo a la fuente y recojo ese oro líquido y transparente que mana del venero. Cuando la bebo, siento como se limpian mis entrañas que al pasar por mi pecho, me purifica. Después voy al cerro de la higuera, recojo en un cesto de mimbre como cuando era niña,  las brevas más dulces, las llevo a casa y con un trozo de pan y aceite, vuelvo a rememorar los desayunos que cada vez se hacen más tardíos.

Nani. Mayo 2019

lunes, 13 de mayo de 2019

POR AHORA NO MÁS AVENTURAS



Aquel día me acosté como siempre hacía y debí quedarme dormida enseguida.
Lo que pasó a partir de ese momento, no llegué a entenderlo en mucho tiempo.
De pronto me vi metida en un camarote diminuto de un barco, vestida con un pesado miriñaque y una peluca pelirroja a tirabuzones. A decir verdad, no conseguía con todo ese atuendo tener movimientos coherentes que me permitieran salir primero por la puerta y después, ascender por unas escaleras resbaladizas que siempre me llevaban de nuevo al principio de los escalones. Cuando conseguí subir a popa, observé que toda la tripulación dormía y nadie se hacía cargo del timón. El  barco se movía de izquierda a derecha cada vez más descontrolado y las olas enormes empezaron a cubrir la cubierta. Me pareció que toda la tripulación era pirata pero al mirarles mientras me dirigía al timón; tuve la certeza de que no dormían sino que estaban muertos y bien muertos. Se desplazaban con el vaivén del barco y ya no cabía duda. Como pude me agarré al mando y con miles de apuros lo intenté dominar. No sé cuánto duró mi lucha con las olas y con ese instrumento que nunca había tenido la ocasión de manipular, pero cuando quise darme cuenta estaba amaneciendo y comprobé que todos los cuerpos estaban amontonados en la parte de proa, calados hasta los huesos como yo misma ¡claro que eso a ellos no les importaba! Para más inri, vino a posarse sobre mi hombro un loro multicolor, que comenzó a picotear lo que eran mis rizos con una confianza que daba asco, como si nos conociéramos de toda la vida.
La mar se fue serenando y a lo lejos divisé algo que parecía costa o tierra firme. Como ya me había familiarizado con el timón, conseguí acercarme y soltar el ancla. Antes de bajar a tierra firme, me quité el vestido que además de estar empapado, me impedía moverme con facilidad y me dejé el corpiño y unos pololos que llevaba debajo. Aunque empapados, el sol ya empezaba a calentar y suponía se secarían. Bajé a tierra firme y me adentré en lo que parecía una playa de arena fina que terminaba un poco más allá, donde comenzaban una dunas terribles que me tragaban por momentos, mientras intentaba avanzar. Al término, me adentré en un terreno lleno de vegetación desconocida para mí, pero debía seguir adelante y buscar algo de comida. Estaba hambrienta y en el barco no había nada más que un loro y muchos cadáveres. Encontré una especie de frambuesas y me las comí con avidez. Más tarde me senté bajo una especie de palmera pero de un tamaño tan pequeño que me llegaba la copa al mismo pecho; me hice un ovillo y allí me quedé descansando. Creo que dormité porque de pronto me vi rodeada de unos seres diminutos que no paraban de sonreír bobaliconamente. Avancé un poco y salí de debajo del árbol. Al principio me asusté, pero con aquel tamaño pronto comprendí que no me harían nada, con un simple capirotazo los podría sentar de culo sin más, pero he ahí mi equivocación porque me demostraron que más vale la maña que la fuerza. A un zapatazo en el suelo, se abrió el espacio que ocupaba y fui a parar con mis tristes huesos a un recinto oscuro y frío, donde permanecí por espacio de unas horas que se me hicieron eternas. Pasado ese tiempo, llegaron con un recipiente de agua y unos plátanos que comí con pasión. Pedí que me sacaran de allí, que no les haría daño, que era una navegante perdida y que había atracado en la playa donde el viento y la intuición me llevaron. Como no nos entendíamos, me dejaron sola y allí permanecí por un tiempo que no sabría decir si fueron días, horas o semanas. Sé que comía plátanos diminutos y otros frutos que estaban deliciosos. Bebí siempre agua limpia y fresca y un día se abrió el espacio por donde caí, arrojaron una escala y con gestos me dijeron que subiera. Me esperaba todo un regimiento muy singular y de estatura muy pequeña. Tuve que arrodillarme para poder ver que me decía la persona que parecía dirigía todo aquel personal. Con gestos me hizo entender que podía irme. Que mi barco estaba en perfectas condiciones. Que los piratas eran sus enemigos y que vieron que estaban todos fallecidos. Ese fue el motivo por el que a mí me cogieron presa, ya que me vieron atracar con el barco de sus malhechores. Como pude les conté que no sabía cómo había ido a parar a aquel barco, que me desperté dentro de un camarote vestida con trajes antiguos y que parecía que había retrocedido milenios. Entonces me contaron que esos piratas eran los auténticos y en los que se basaron para producir las películas que tantas generaciones habíamos visto. Fantasmas de otro mundo que se apoderan de las almas de las personas actuales para ellos seguir sobreviviendo, por eso me cogieron a mí que era joven, pero que había sido la última vez que volvían a hacer de las suyas, ya que pudieron introducir en sus barriles un veneno letal que los dejaría por siempre en donde deberían estar, que durante siglos había sido la misión principal de ellos. Me invitaron a compartir sus vidas, pero les dije que quería volver a ver a mis padres y que si alguna vez tenía ganas de vivir una aventura de verdad, volvería. Les confesé mi temor a no saber llegar sin dificultad. Me comunicaron que la mar no se crisparía ya que no existían los que la enfurecían y que me habían instalado un GPS de último modelo en el timón del barco, que me indicaría todos los pasos a seguir hasta llegar a mi tierra. Les agradecí y les besé uno a uno, saliendo de allí con lágrimas de gratitud y el sentimiento de dejar un lugar idílico.

#ZendaAventuras

Nani. Mayo 2019

viernes, 10 de mayo de 2019

GUASAPEANDO BIEN TEMPRANO




Plaza Mayor de Salamanca. Imagen cogida de la red


Familia requeteguaiiii 8,02

Buenos días family.
Hola cuñaita, qué tal estáis? Antes de irme para el trabajo me pide tu hermana que te comente que como ella está enredada con el arreglo de los niños para llevarlos al colegio, pues como te decía, me pide que te diga que mañana sábado cuando nos levantemos, nos vamos para el pueblo y que le encantaría que prepararas una paella de esas que tú sabes hacer y que tanto te celebramos todos. También me pide que te diga que prepares camas para todos, ya que no queremos irnos al campo puesto que la casa tendrá polvo y estará aún fría y ya sabes lo malito que se pone tu sobrino con la alergia que le producen los ácaros y el polvo. Te lo agradecemos y nos vemos mañana. Besos para mi cuñaita preferida.

Cuñaita wuaiiii 8,30

Buenos días cuñado. Mira qué casualidad, debisteis avisar con más tiempo. Me olvidé decirle a mi hermana que estamos desde el miércoles en Salamanca. El centro de jubilados organizó un viaje ¡ya sabes, de esos del Imserso!,  y  estamos disfrutando en la ciudad salmantina, ahora os envío una foto cuando salgamos. Estamos desayunando en el hotel unas tostadas de pan de masa madre que son una delicia, un bollo maimón y tu cuñadito quiere comerse además un trozo de hornazo salmantino, pero le estoy quitando la gana porque de lo contrario, no va a poder ir a la excursión que nos espera. Nos llevan ahora a visitar la catedral y la plaza mayor, así que ejercicio haremos, pero de todas maneras me parece demasiado.

Familia requeteguaiiii 8,38

Vaya, cuánto lo siento, con las ganas que tenían tus sobrinos de paella de su tía preferida!! Bueno, se lo diré a tu hermana cuando baje con los niños ☻☻☻

Cuñaita wuaiiii 8,42

No te apures, ¡ya haremos las que nos apetezca cuando estéis de vacaciones en vuestra casa del campo, allí hay mucho más espacio para todos y bajo la noguera se está en la gloria! Dile a mi hermana que luego le mando fotos, que tengáis un feliz finde. Sigo con el desayuno que se pasa el tiempo y salimos en 20 m. Besos a mis niños guapos!!
─ María ¿Ya guaseando tan temprano?
─ ¡Qué susto que me has dado Pepe, te hacía en el baño! Nada, que dice tu cuñadito que vienen mañana con los niños a pasar el finde aquí y que les prepare una paella y alojamiento, que su casa está sucia y que si los ácaros, ¡ya sabes, lo de siempre!!
─ ¿Pero no le has dicho que nos vienen los pintores y estamos de limpieza?
─ No Pepe, les he dicho que estamos en Salamanca en un viaje del Imserso.
─ Pero mujer, si se presentan y ven que estamos aquí…, además ¿cómo van a creerse que vamos con el Imserso, si aún no tenemos edad?
─ No te apures, conozco a mi hermana y a nuestro cuñadito y no vendrán y a su casa tampoco porque hay que limpiar y sabes que siempre me pide que se la prepare para cuando ellos lleguen y si se plantean lo del Imserso, pues mejor, así entenderán que ya se me están hinchando las narices.
  Cada día tienen más cara dura, ¡mira que son! ¿Pero y si se presentan?
─ Pues que empiece con una fregona y los guantes a ayudar o que limpie su casa, que no se le van a caer los anillos esos de hojalata que lleva, ¡ya me ha cansado y mira que la quiero, pero no puedo con la cara dura que tienen!
─ ¿Entonces este verano que vas a hacer cuando te pidan que les arregles el chalet, me vas a hacer caso por fin?
─ Sí Pepe. ¡Debí hacerlo desde el principio y lo más gracioso es que en el fondo sabía que esto acabaría así, pero quise dar una tregua, es mi hermana y la quiero mucho, no sé cómo ha cambiado tanto desde que se fue de aquí. Pero bueno, así es la vida o el oro que reluce en la ciudad! Los paletos también sabemos ponerles los puntitos a las  “íes”, ¡no quería que llegara este momento, pero alguna vez sería!
─ ¿Desayunas? ¡Qué pronto tenemos que ponernos a funcionar, la brocha y las gotas nos esperan, amiguete!


Imagen cogida de la red

Nani. Mayo 2019

jueves, 9 de mayo de 2019

CUMPLIENDO SUEÑOS


Me encuentro en un laberinto del que no consigo salir. Ensueño y lo convierto en el paraíso que siempre deseé. De algo debe servir la experiencia y ser sabia como me dicen en casa con cierto tono de ironía. La tenacidad me ha caracterizado y sé que puedo emprender el vuelo, una aventura o lo que me proponga. Me dirijo al sueño de mi vida, iré al Edén verdadero y estaré completamente despierta, pese a quién pese.


Nani. Mayo 2019

lunes, 6 de mayo de 2019

VOLVER A EMPEZAR

Me queda un regusto amargo en la boca después de saberte en casa. Decidiste salir al mundo y este te atrapó en un principio, después te chupó hasta la última energía. Hoy vuelves derrotada, hastiada, pero es que quisiste comerte todo como si no hubiera que dosificar. La vida es larga para distribuir lo que nos corresponde y corta cuando se es adolescente. Como decía tu abuela, tuve que dejarte tropezar. Hoy llegas herida pero no rota del todo. Como si de un jarrón se tratara, entre todos te compondremos y dónde encuentres costuras, hallarás cada día más  experiencia, menos dolor y la sonrisa perdida en aquella cuneta.



COMO CARDOS
Me queda un regusto amargo en la boca como cuando limpio alcachofas y sin darme cuenta me chupo un dedo.
La existencia y una alcachofa son lo mismo. La compro frondosa y verde, más tarde la limpio y a veces tiene insectos en su interior o está ennegrecida y para colmo, amarga como las truelas. Esa es la vida que estamos teniendo. Demasiada similitud con un cardo borriquero.


LA CASA ENCENDIDA