lunes, 26 de septiembre de 2016

DE OFICIO "PANADEROS-REPOSTEROS



Imagen cogida de la red

Y le manchaba los dedos de harina al entregar el paquete que le hacía con el desayuno. Si daba color a los bizcochos, le pintaba animales distintos en la cara con los restos que quedaban o cuando  era rojo el colorante, le dibujaba una nariz de payaso y unos coloretes redondos, para que pareciera un polichinela de carnaval. Se lo pasaba genial y disfrutaba. Ellos aunque muy cansados, sabían que estos juegos eran una manera de compensar el enorme tiempo que pasaban en el obrador.

Nani. Septiembre 2016

lunes, 19 de septiembre de 2016

SUSTITUYENDO


Imagen cogida de la red

El lápiz con el que ella cada mañana se lo dibujaba, la estaba volviendo loca. El perfilar nunca se le dio bien. Sabía que sus labios no eran perfectos, pero a la productora debía presentarse impoluta. Cansada un día dejó el lápiz sobre el lavabo y salió sin dar el consabido retoque. Se pasó un simple brillo para la sección de fotografía. Cuando el director la observó dijo con toda naturalidad: “Estás muy mona, pero aquí se viene perfecta, para monerías tenemos el circo y los payasos. ¡Qué pase Adriana”.

MANERAS DE ESCUCHAR
El lápiz con el que ella cada mañana se lo dibujaba es negro por un extremo y rojo por el otro. Desde que hace este menester, decidió dejarlo sobre la mesita con una libreta en blanco. Cuando abre los ojos es lo primero que crea. Dibuja el perfil, lo rellena de rojo y le deja el corazón sobre el suyo. Es una manera más de demostrarle su amor, hasta que comprenda y dominen el lenguaje de signos. Él lo arruga e incluso lo rompe en pedacitos.


Nani. Septiembre de 2016

martes, 13 de septiembre de 2016

REALIDADES




Imagen sacada de la red

El masajista no tardó en reconocer aquel lunar bajo la nuca y sin dudarlo, escudriñó el lóbulo interior de la oreja izquierda. No cabía duda de que el fiambre como le habían comunicado, correspondía a aquella mujer misteriosa que nunca se quitaba la toalla. El rostro se lo habían desfigurado y la sorpresa que se llevó fue mayúscula al contemplar su cuerpo. Cuando  confirmó los datos a la policía ellos dijeron que las huellas pertenecían a un chico holandés que su familia llevaba décadas buscando. La congoja heló por un momento a todos y pensaron lo poco grato que es el trabajo a veces.


Nani. Septiembre de 2016

martes, 28 de junio de 2016

AROMA DE PECADO



Imagen obtenida de la red

Como si de una plaga venenosa se tratara se fue alejando despacio pero con el corazón en un puño. El olor que desprendía le causaba pavor y no es que fuera desagradable, pero si le producía inquietud. Según escuchó en una ocasión, el perfume que se ponía era para atraer el pecado y la lujuria. Nunca lo entendió cuando fue pequeño y ahora de mayor, le recuerda tanto aquel nerviosismo que decidió mantenerse cuanto más retirado, ¡mejor!

APRENDIZ

Como si de una plaga venenosa se tratara se arrastran, se retuercen e invaden toda la cocina, el recibidor y empiezan a penetrar el comedor. Su pestilente olor y lo que debería haber sido aroma agradable, se convirtió en un potaje quemado que nos dejó un día más sin comer, y ya van seis.



Nani. Junio 2016

lunes, 20 de junio de 2016

LA COLADA AL SOL




Imagen obtenida de la red

Cuelgan de las cuerdas de las del quinto deportivas cogidas por los cordones. Otras veces hay ropa de bebé, camisetas y bragas de adultos, pero desde hace unas semanas vemos tendidos despojos que chorrean y manchan nuestras ropas, nuestras miradas y hasta los más nobles sentimientos. Ahora pretenden decir que somos mal pensados, pero a pesar de todo creemos que en ese piso se hacen cosas muy extrañas.


HERIDA
Cuelgan de las cuerdas de las del quinto todas las penas y los gritos de la vecina del sexto, que se quedaron prendidos al ser empujada cuando tendía su ropita. Desde entonces se le quedó atravesada esa astilla en la garganta que le produjo la enfermedad que nadie supo diagnosticar.


Nani. Junio 2016

lunes, 13 de junio de 2016

CORRIENTE ABAJO



Cuando era niño disfrutaba dibujando y anotando en una hoja en blanco, todas las cosas que me gustaban o ilusionaban. Después cuando tenía esa hoja rellena, fabricaba con ella un barco y lo dejaba navegar río abajo, para que directo llegara al mar donde imaginaba  que mis sueños se convertirían en realidades. Al hacerme mayor seguía rellenando hojas pero tras ver que las situaciones eran muy distintas a las deseadas, guardaba todo. Hoy cumplo 85 años y he decidido que debo hacer un nuevo barco antes de que sea tarde, donde debo meter todas las hojas acumuladas e incluso ir personalmente a acompañarlas rio abajo y llegar al océano, donde al menos veré descansar el sol en la suavidad de los mares y acunar la luna en las noches limpias, dejándose y a la vez dejándome mecer en los océanos serenos y llenos de sueños como los míos. Después, volveré sabiendo que la puesta de sol definitiva será majestuosa, serena y plácida como el vaivén de las aguas del océano.



Nani. Junio 2016

lunes, 6 de junio de 2016

EL FINAL





Aquel día de verano de 1945 en las ciudades alemanas aún se percibía el humo y el olor a barbacoa. Los zumbidos de las bombas y los aviones sobrevolando nuestras cabezas se escuchaban en sueños y no se podía descansar. Los que allí vivíamos creíamos que de un momento a otro vendrían a recogernos y llevarnos en alguno de aquellos trenes. Las emisoras de radio habían anunciado el fin, pero creerlo era otra cosa, nuestros cuerpos y nuestras mentes ya vivían demasiado apresados y ver la luz resultaba imposible por el momento.

YA NO QUEDA PENA


Aquel día de verano de 1945 no fue como tú sabes un día más. Pudimos escaquearnos pero decidí no hacerlo y a partir de esa fecha nuestras vidas cambiaron. Ya no fuimos los mismos e incluso en mi aspecto físico hubo una transformación. Nuestra relación se enfrió  y poco a poco dejamos de vernos, de llamarnos y al final, tú por un lado y yo por otro. Hoy tenemos que aparecer juntos y contarle muchas cosas, pero lo que nunca contaré es que llevo tatuados todos los momentos que no quisiste compartir y que es imposible recuperar.


ACEPTACIÓN

Aquel día de verano de 1945 el calor se dejaba notar y todo se hacía insufrible a excepción de tu silueta cuando asomabas sonriente por el quicio de la puerta.  Yo anhelaba ese momento de tu aparición y desde mi inmovilidad, eras como el aire fresco que entra por la ventana al amanecer. Sólo ese instante merecía la pena para poder seguir viviendo de esa  manera insufrible que la naturaleza me otorgó.

Nani. Junio 2016

LA CASA ENCENDIDA

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE