viernes, 14 de junio de 2019

ANUNCIOS POR PALABRAS (16)



Soy Petra la dueña y regente del puesto nº 13 del mercado de abastos de la ciudad. Vendo de todo. En un tiempo a las personas que tenían este trabajo, las llamaban quinquilleros y así fueron nombrados mis padres mientras estuvieron llamando de casa en casa y por los pueblos y alrededores, ofreciendo todo tipo de productos metidos en el serón de la mula juanita. Después consiguieron unos ahorrillos y se asentaron en este puesto que yo he heredado.
Nunca pude tener muñecas y si alguna pasó por mis manos, fue de aquellas de cartón que se vendían cuando era pequeña y ellos también ofrecían. Si alguna les llegaba con defecto, era la que yo disfrutaba, pero me duraba nada y menos, ya que mis hermanos y sus amigos que eran unos gamberros, me la cogían y la metían en un cubo con agua o en la fuente de la plaza, y aclaro, al ser de cartón se inflaba y luego se desintegraba. Para ellos era un juego de lo más divertido, pero para mí, la desgracia más grande que me podía ocurrir. Luego me decían que había tenido sed o que se había ensuciado de chocolate cuando le quisieron dar de merendar. La verdad es que tanto una cosa como otra era increíble, porque el chocolate no lo veíamos ni por un casual a no ser que padre tuviera una tableta rota y no apta para la venta (y ya procuraba que no se diera el caso) y al ser una muñeca de cartón, por muy infantil que yo fuera por aquellos entonces, de un guindo no me había caído para creerme aquellos argumentos.
Un día vino doña Maquiquita la del farmacéutico a comprar cinco metros de puntilla de bolillos y me comentó que las muñecas de sus hijas ya mayorcitas, estaban feas y estropeadas y que las iba a tirar, pero que si yo las quería, me las regalaba. Por aquellos días ya tenía yo unos cuantos años y me hacía cargo del puesto, entonces se me ocurrió que sería una manera de quitarme aquella espina que tenía clavada. La verdad es que cuando doña Mariquita me las trajo estaban hechas un desastre, pero las lavé, las peiné de nuevo y las que no tenían remedio, les hice vestiditos con retales que me quedaban de la venta de telas y a juego con los vestiditos les confeccioné gorritos y aquí me veis con esta enorme colección. Me gustó tanto la idea de rescatarlas, que puse un cartel en el que rezaba: “No tires tu muñeca deteriorada, te la arreglo o si me la regalas, la dejo aquí para que cuando vengas a comprar, la veas, te sonría y te recuerde los juegos que tanto disfrutaste de niña”. Casi todos me las regalaban porque decían que en casa debían hacer hueco para las cosas que se iban necesitando con el transcurso del tiempo y para mí fue un disfrute sin igual. A veces hay muchos ratos muertos en el puesto y esos los aprovecho para cambiarles las ropitas y asearlas. Como veis, ya casi ocupan más espacio que los objetos de venta, pero disfruto mucho con esta ocupación. He encargado a mi amigo el  chatarrero, una vitrina si le llega o bien le diré a Manuel el carpintero, que me haga una y la colocaré en la pared para que sirvan de exposición, como veis son ya muchas y tengo que colocarlas de otra forma para que ellas estén cómodas y yo también, no debo olvidar que mi puesto es de venta principalmente. Ellas no están a la venta a no ser que me traigan alguna de esas con cara de porcelana y puntillitas en los vestidos. Esas no me gustan nada (podría contaros cual es el motivo, pero hoy no viene al caso), y estas sí que las vendo. Hay personas que  también las coleccionan y me agradecen que se las pase. A mí me gustan las Nancy, barriguitas, nenucos, pepones y todos los muñecos que tienen caritas bonitas y tiernas, con ellos disfruto como si me convirtiera en un abrir y cerrar de ojos, en una niña de ocho años de las de mi época, hoy es bastante distinto. Y bueno, aquí me tenéis para lo que necesitéis, Petra la quinquillera (no hago honor al apodo), honrada y ganando el pan de cada día como mis padres me enseñaron. Si tienes una muñeca, una sombrilla, paraguas o lo que se tercie, lo dejo como nuevo. Saludos.

Nani. Junio 2019

miércoles, 12 de junio de 2019

MUÑECA DE CHINA





De niña me gustaba mucho la muñeca de china que tenía mi tía guardada en el cajón de la cómoda. Nunca me la dejaba porque temía que la rompiera y me contaba que era el único recuerdo que tenía de su hija. Ella había enfermado y la muñeca se había quedado sola sobre su cama. Siempre estaba guardada entre las sábanas y yo me empeñaba en tenerla. Un día me dijo que me había hecho un vestido como el de la muñeca y cuando me lo pusiera yo sería una verdadera muñeca. Al principio me hizo ilusión, pero cuando me vieron los chicos en la fiesta aquel día, me subieron a la mesa y quisieron jugar conmigo. Decían que era una verdadera muñeca. No me gustó nada ser muñeca, ni tener aquel vestido, ni lo que decían ni como terminó la fiesta. Quería bajar de allí, pero todos quedaron dormidos y yo me sentí atrapada, por eso no soporto las muñecas de china y así vestidas. Todas me recuerdan a la prima muerta, a los chicos de ojos vidriosos y aquellos juegos que eran muy distintos a los que siempre jugué con mis amigas en el portal de casa.

Nani. Junio 2019

martes, 11 de junio de 2019

TODO SE QUEDA EN FAMILIA


Me llamarán para que baje a cenar en familia y sumisa acudiré. No puedo luchar más. Padre dice que una familia se distingue por sus buenas costumbres. Comienza el ritual bendiciendo la mesa. Mamá sirve a él primero, después a mis hermanos, a mí y el último cazo para ella. Comemos en silencio y con temor a decir algo que le pueda alterar, porque siempre acaba culpando de nuestra educación a madre y si algo se tuerce, con una mirada la hace ir a la cocina delante de él. Regresa con cinco dedos en la cara y la coz que solo percibimos, en el hígado.

RUIDOS EN LA PARED

Me llamarán para que baje a cenar en familia. En la mesa cuatro sillas ocupadas por el abuelo, mama y yo. La de papá sigue vacía desde el día que fue a por el pan, aunque madre diga que vendrá como cuando salía del trabajo. Ya no me da tanto miedo el ruido que se escucha a veces tras el tabique de la habitación cerrada, coincidiendo con sus comentarios. El abuelo dice que no haga caso, que son cosas de películas de miedo y que los fantasmas no existen.


 Nani. Junio 2019

domingo, 9 de junio de 2019

PALABRAS Y PROMESAS


Cuando llegó aquella patera solo sentí piedad e impotencia. No puedo entender la poca comprensión de los gobiernos o quienes tienen poder para dar lugar a tanto como se está dejando pasar, obviando lo que estamos viendo todos. Escucha con atención a uno solo de ellos y sabrás que razones le impulsan a venir. No se les deja respirar, ni vivir porque mueren de carencias, de pena y de incomprensión. Ellos buscan una oportunidad y desarrollarse como personas, simplemente como hacemos tú o yo.



Nani. Junio 2019

lunes, 3 de junio de 2019

APRENDIENDO A CAMINAR


Ya tengo los pies fríos y no podré juguetear con mi chica en los preliminares. Algo que la espanta es que me acerque a ella con estos pies de hielo. Mi madre decía que pies fríos corazón caliente, pero esos refranes a veces son tan irracionales que alejan mucho más que acercan y yo necesito estar hoy lo más próximo a ella. Después de haberle fallado, no puedo enfriar mucho más su alma.


POR ERROR

Ya tengo los pies fríos, demasiado diría yo. Debí hacer caso y haberme puesto las botas de  montaña y los calcetines gruesos. Ahora que me he quedado atrapado y veo lo amoratados que están mis dedos, pienso que si salgo de aquí, igual no puedo conseguir más escaladas y lo que es peor, simplemente ir al baño sin ayuda de unas prótesis o una silla de ruedas.

Nani. Junio 2019

viernes, 31 de mayo de 2019

CALLE FATIGUITAS, Nº 20





─ Sí, aquí es el número 20 de la calle del Dolor de Barriga, ónde decía mi padre que se pasó mucha hambre en la guerra. Luego le pusieron calle de Las Fatiguitas, por eso de que no se olvide tó’lo que se pasó. Ya me dijo el Paulino que las puertas eran mu’lujosas y con mucho brillico los cristales. ¡Vamos a ver, aquí’tá el timbre pa’llamar a la Eduvigis!
─ Buenos días señora. ¡Soy el Horacio que le trae los tomates recién cogios de la güerta, el queso de cabra y las ciruelas claudias que ya se han puesto mauricas. Si me abre, le subo las bolsas!
─ ¡Qué sí doña Eduvigis, qué soy el Horacio! El Paulino hoy no ha podio venir, tá’ordeñando las cabras y la Blanquita que la’salio una mastitis y tie’que cuidarla. Tuvo que ir D. Ramón a verla, se puso mu’malica y según mus dijo tenía una mieja fiebre. Le’ta dando los tibioticos y tenemus que vigilarla. ¿Qué no m’escucha bien? ¡Carajo, abra la puerta y se lo cuento tó, cara a cara!, ¡con la sordera encima se va’enterar!!
─ No, no murmuro, ¡solo que digo que me abra ya, carajo, que’sol me’tá dando en to’el cogote y me voy achicharrar!
─ ¿Pero cómo voy’traer también los cebolletas? Me faltan manos y los ajos porque los tenemus en la ristra y me l’acolgao al pescuezo. Qué bueno, que si no abre lo dejo to en la botica y aluego baja osted o la hija del Pascual cuando venga a las faenas.
─ Qué bueno, qué me voy y lo dejo tó en la botica, de paso tengo que llegar pa llevarme otra caja de tibiotico, el cuajo y las medecinas de la Blanquita, porque como no se ponga güena y lo pillen las demás, el queso se va p’al carajo, la leche se pondrá mala y mus tendremos que’char las muelas pal’bolsillo.
─ Adiós doña Eduvigis, qué ya veo que no se fía. Mus vemus otro día y que tenga güena jorná.
El hombre esta vez sí se va  murmurando.
─ ¡Pos sí que está l’ama. Sorda, esconfiá y vaga. Pos’ella verá, yo me voy y que haga lo que le dé la gana, que tengo en'toavía cuando llegue, limpiar los establos, dar de comer a los bichos y hacer las gachas pal’mediodía. ¡Qué Dios mus guarde y a ca’cual con sus cosas!!

Nani. Mayo 2019

lunes, 27 de mayo de 2019

SABER CULTIVAR/SE



Mis hermanos decían que tenía mucha suerte en los exámenes a pesar de no estudiar casi nada. Mis compañeros me chinchaban diciendo que era una malvada por la potra que tenía. Como me daba rabia les tocaba el tambor y las maracas al tiempo que los volvía locos. Por entonces me atormentaban con sus comentarios. De mayor he entendido que la ciencia de las cosas, está en el saber vivir con coherencia y repartir el tiempo como es debido. La abuela me enseñó que no por estar delante de los libros más horas, se aprovechaba mejor lo descubierto.


viernes, 24 de mayo de 2019

MI PRIMERA VEZ




Cuando llegué a la ciudad de los rascacielos, quería experimentar por mí misma todos los tópicos y realidades que se contaban. Dejé en el hotel mi equipaje y decidí ir a cenar a un restaurante que me recomendó Javi, situado en la calle 45. Debería preguntar porque aquello era más grande de lo que había imaginado y estaba un poco perdida. Llevaba mi mapa y diccionario para ubicarme, pero no me resultaba suficiente. Decidí desplazarme en metro por eso de observar, estaba ansiosa por ver a las personas que se desplazaban en ese medio tan típico. Creo que soy una persona muy mediatizada por los film americanos y por familiares que ya habían estado o vivido en la ciudad. Me contaron maravillas y al mismo tiempo, cosas nefastas o que no les habían gustado, por eso mi curiosidad había crecido en demasía. Quedaba un asiento libre y lo ocupé. Frente a mi observé a un señor con gabardina y careta de Mickey Mouse. Pensé que ya empezaba a ver ciertas cosas típicas de las que solían aparecer en las peli o de las que me contaron. Me daba la impresión que dicho señor se fijaba con insistencia en mí y sin poderlo evitar, comencé a sentir miedo. ─ Pensé─, ¿y si cuando me baje resulta ser un lugar solitario y me persigue, que deberé hacer? Acongojada como ya me encontraba, quise entablar conversación con mi pareja de asiento, que resultó ser un asiático que no entendía nada de nada de lo que por mi boca salía. Cuando volví a mirar con cierta precaución al señor de la gabardina, observé que lo que creía era una careta, resultó ser un globo que llevaba una niña y que tapaba todo el rostro del señor. Con gran alivio, sonreí tanto a la niña, su mamá y hasta al señor que a pesar de todo, me inspiraba cierto respeto y con la seguridad de que la mente nos juega muy malas pasadas y más la mía que siempre la llevo llena de pájaros. Decidí disfrutar mi viaje que comenzó a ser bastante divertido, ya que entró en la siguiente parada un payaso de esos típicos (peluca blanca de rizos, nariz roja redonda y cara totalmente maquillada en colores) y, como ya me había mentalizado y visualizado a no dar crédito a mi imaginación, me dispuse a observar y contar las paradas que me faltaban, cuando unos segundos después una voz dijo a través de un megáfono: ¡“Si alguien se mueve lo atravieso”! Giré mi vista hasta donde procedía dicho mensaje, y comprobé que un payaso sostenía un megáfono en una mano y en la otra, una pistola y nos apuntaba a todos los que el vagón ocupábamos. La diversión estaba asegurada, así que empecé a esperar el momento en que aparecería Batman, Superman o el Hombre Araña, pero en la parada siguiente que era en donde debía bajar, el tren pasó de largo, entró en un túnel, las luces se apagaron y tan solo recuerdo que estaba más tarde en un hospital donde me atendía una enfermera vestida a lo Blanca Nieves y unos cuantos enanitos le decían que yo era la madrastra y que no confiara en mí.

Nani. Mayo 2019

jueves, 23 de mayo de 2019

¿QUIENES EVADEN IMPUESTOS?



Me avisan que en casa hay problemas. Como una loca salgo, atravieso la ciudad, Hundo mis pies en el césped, entro en casa y me comunican que han cerrado la pestaña del gas que había en la cocina. Provistos de guantes, recogen la cerilla que parece ser el móvil del delito. Queda averiguar quién nos ha robado la libertad. Hay un pirómano-maníaco, repartidor, ─ dicen; que entra en los domicilios donde sabe  hay gas.
Es un error creer que pagan los ciudadanos con propinas y no quienes contratan. El brillo de la vida ha cambiado por el egoísmo y la irresponsabilidad.


Éstas fueron las Cinco Palabras de la actriz de cine Alexandra Jiménez que nos dio junto a nuestro amigo Guillermo Jiménez Quirós, para nuestros escritores solidarios:
Césped, pestaña, cerilla, libertad, brillo.
https://cincopalabras.com/2019/05/19/escribe-tu-relato-del-mes-de-mayo-iv-alexandra-jimenez-alexandrajimzcf-actriz/https://cincopalabras.com/2019/05/19/escribe-tu-relato-del-mes-de-mayo-iv-alexandra-jimenez-alexandrajimzcf-actriz/


Nani. Mayo 2019



lunes, 20 de mayo de 2019

SEÑORÍA


Sí, soy su esposa aunque a veces haya presumido de soltero. Tenía amistades por doquier o eso contaba y cuando le pedí el divorcio, no me lo concedió. Señoría, solía verle una vez al año cuando era el cumpleaños del hijo no vivido que tuvimos, pero los últimos años no apareció. Decía que llegaría el momento que tendríamos que cuidarnos, pero yo no estaba de acuerdo. No tengo idea de si ha sido cuidado. Tampoco sé para qué he sido requerida, pero si se trata del legado; renuncio a todo. Ya recogí en su día todo el dolor que me correspondió.

Nani. Mayo 2019

viernes, 17 de mayo de 2019

LA TARARA Y EL LAGARTO (Dedicado a Iván y Mario)




La que consideré mi madre mientras me fabricaba, cantaba una coplilla que fue la que me infundió casi todo y así fue surgiendo mi existencia  y con ella, el personaje que me ha tocado representar en las bambalinas y en la vida.
Primero hizo una masa de papel maché y creó mi cuerpo. Me colocó una pierna y sopló, después la otra y más soplos; los brazos y cabeza. Más tarde y con un retal a lunares, me fabricó un vestido al que le colocó unos volantes con otro trozo, pero con los colores invertidos. De papel charol me confeccionó los zapatos de tacón en color negro que eran más elegantes, ─ decía. La peluca la realizó con el resto de lana marrón oscuro con la que hizo un jersey para mi hermana Mariquilla. Me colocó una peina de carey que le había servido a ella cuando era niña, con un clavel rojo y  comenzó a darme vida. Me maquilló y cuando creyó que estaba en mi punto, volvió a soplar tres veces seguidas y me dijo: “Ya puedes buscarte el sustento” y así sucedió. Unos simpáticos titiriteros me adquirieron y me pusieron por nombre “Margarita”; en ese momento me entró un pánico horrible, por si me iban a desojar como a las flores del mismo nombre. Pero no, no sucedió nada de lo temido, sino que me colocaron tras el ventanuco o retablo de un teatrillo de marionetas y con un lagarto, interpretamos para los niños poemas de Lorca donde yo siempre termino cantando la Tarara. Me encasillaron como es normal en este mundo, pero no me importa. Enseñamos a los niños que hay personas que se preocupan de escribir poemas para ellos, obras de teatro, canciones y todo lo que les pueda aportar sabiduría, ejemplos y además, risas a montón. Soy feliz cuando escucho sus carcajadas, no necesito más para alimentarme y seguir tras las cortinas de esta existencia de papel, pinturas y letras por doquier. Soy la marioneta de las sonrisas, ─ dicen; me siento distinta porque no soy de trapo, ni de esponja, tengo el porte del abedul de donde procedo y eso me hace sentir bien.

Nani. Mayo 2019


jueves, 16 de mayo de 2019

TORPE


De toda la vida de Dios se hicieron las cosas de esa manera, pero cambiar lo que no tiene sentido, lógica o coherencia es de seres humanos, ya no estamos en las cavernas y preferiría morir en el intento. Se decía que ellas eran muy torpes porque se caían por las escaleras o las rodaban. Ahora sabemos que lo natural es menstrual, no rodarlas y lo antinatural, ser la esclava y si se resiste, amortajarla y que todos en voz baja digan que cayó por esos peldaños. 

RURAL

De toda la vida sale el agua por el caño. Siempre fresca para llenar el cántaro de los más humildes.
Si voy al pueblo, bajo a la fuente y recojo ese oro líquido y transparente que mana del venero. Cuando la bebo, siento como se limpian mis entrañas que al pasar por mi pecho, me purifica. Después voy al cerro de la higuera, recojo en un cesto de mimbre como cuando era niña,  las brevas más dulces, las llevo a casa y con un trozo de pan y aceite, vuelvo a rememorar los desayunos que cada vez se hacen más tardíos.

Nani. Mayo 2019

lunes, 13 de mayo de 2019

POR AHORA NO MÁS AVENTURAS



Aquel día me acosté como siempre hacía y debí quedarme dormida enseguida.
Lo que pasó a partir de ese momento, no llegué a entenderlo en mucho tiempo.
De pronto me vi metida en un camarote diminuto de un barco, vestida con un pesado miriñaque y una peluca pelirroja a tirabuzones. A decir verdad, no conseguía con todo ese atuendo tener movimientos coherentes que me permitieran salir primero por la puerta y después, ascender por unas escaleras resbaladizas que siempre me llevaban de nuevo al principio de los escalones. Cuando conseguí subir a popa, observé que toda la tripulación dormía y nadie se hacía cargo del timón. El  barco se movía de izquierda a derecha cada vez más descontrolado y las olas enormes empezaron a cubrir la cubierta. Me pareció que toda la tripulación era pirata pero al mirarles mientras me dirigía al timón; tuve la certeza de que no dormían sino que estaban muertos y bien muertos. Se desplazaban con el vaivén del barco y ya no cabía duda. Como pude me agarré al mando y con miles de apuros lo intenté dominar. No sé cuánto duró mi lucha con las olas y con ese instrumento que nunca había tenido la ocasión de manipular, pero cuando quise darme cuenta estaba amaneciendo y comprobé que todos los cuerpos estaban amontonados en la parte de proa, calados hasta los huesos como yo misma ¡claro que eso a ellos no les importaba! Para más inri, vino a posarse sobre mi hombro un loro multicolor, que comenzó a picotear lo que eran mis rizos con una confianza que daba asco, como si nos conociéramos de toda la vida.
La mar se fue serenando y a lo lejos divisé algo que parecía costa o tierra firme. Como ya me había familiarizado con el timón, conseguí acercarme y soltar el ancla. Antes de bajar a tierra firme, me quité el vestido que además de estar empapado, me impedía moverme con facilidad y me dejé el corpiño y unos pololos que llevaba debajo. Aunque empapados, el sol ya empezaba a calentar y suponía se secarían. Bajé a tierra firme y me adentré en lo que parecía una playa de arena fina que terminaba un poco más allá, donde comenzaban una dunas terribles que me tragaban por momentos, mientras intentaba avanzar. Al término, me adentré en un terreno lleno de vegetación desconocida para mí, pero debía seguir adelante y buscar algo de comida. Estaba hambrienta y en el barco no había nada más que un loro y muchos cadáveres. Encontré una especie de frambuesas y me las comí con avidez. Más tarde me senté bajo una especie de palmera pero de un tamaño tan pequeño que me llegaba la copa al mismo pecho; me hice un ovillo y allí me quedé descansando. Creo que dormité porque de pronto me vi rodeada de unos seres diminutos que no paraban de sonreír bobaliconamente. Avancé un poco y salí de debajo del árbol. Al principio me asusté, pero con aquel tamaño pronto comprendí que no me harían nada, con un simple capirotazo los podría sentar de culo sin más, pero he ahí mi equivocación porque me demostraron que más vale la maña que la fuerza. A un zapatazo en el suelo, se abrió el espacio que ocupaba y fui a parar con mis tristes huesos a un recinto oscuro y frío, donde permanecí por espacio de unas horas que se me hicieron eternas. Pasado ese tiempo, llegaron con un recipiente de agua y unos plátanos que comí con pasión. Pedí que me sacaran de allí, que no les haría daño, que era una navegante perdida y que había atracado en la playa donde el viento y la intuición me llevaron. Como no nos entendíamos, me dejaron sola y allí permanecí por un tiempo que no sabría decir si fueron días, horas o semanas. Sé que comía plátanos diminutos y otros frutos que estaban deliciosos. Bebí siempre agua limpia y fresca y un día se abrió el espacio por donde caí, arrojaron una escala y con gestos me dijeron que subiera. Me esperaba todo un regimiento muy singular y de estatura muy pequeña. Tuve que arrodillarme para poder ver que me decía la persona que parecía dirigía todo aquel personal. Con gestos me hizo entender que podía irme. Que mi barco estaba en perfectas condiciones. Que los piratas eran sus enemigos y que vieron que estaban todos fallecidos. Ese fue el motivo por el que a mí me cogieron presa, ya que me vieron atracar con el barco de sus malhechores. Como pude les conté que no sabía cómo había ido a parar a aquel barco, que me desperté dentro de un camarote vestida con trajes antiguos y que parecía que había retrocedido milenios. Entonces me contaron que esos piratas eran los auténticos y en los que se basaron para producir las películas que tantas generaciones habíamos visto. Fantasmas de otro mundo que se apoderan de las almas de las personas actuales para ellos seguir sobreviviendo, por eso me cogieron a mí que era joven, pero que había sido la última vez que volvían a hacer de las suyas, ya que pudieron introducir en sus barriles un veneno letal que los dejaría por siempre en donde deberían estar, que durante siglos había sido la misión principal de ellos. Me invitaron a compartir sus vidas, pero les dije que quería volver a ver a mis padres y que si alguna vez tenía ganas de vivir una aventura de verdad, volvería. Les confesé mi temor a no saber llegar sin dificultad. Me comunicaron que la mar no se crisparía ya que no existían los que la enfurecían y que me habían instalado un GPS de último modelo en el timón del barco, que me indicaría todos los pasos a seguir hasta llegar a mi tierra. Les agradecí y les besé uno a uno, saliendo de allí con lágrimas de gratitud y el sentimiento de dejar un lugar idílico.

#ZendaAventuras

Nani. Mayo 2019

viernes, 10 de mayo de 2019

GUASAPEANDO BIEN TEMPRANO




Plaza Mayor de Salamanca. Imagen cogida de la red


Familia requeteguaiiii 8,02

Buenos días family.
Hola cuñaita, qué tal estáis? Antes de irme para el trabajo me pide tu hermana que te comente que como ella está enredada con el arreglo de los niños para llevarlos al colegio, pues como te decía, me pide que te diga que mañana sábado cuando nos levantemos, nos vamos para el pueblo y que le encantaría que prepararas una paella de esas que tú sabes hacer y que tanto te celebramos todos. También me pide que te diga que prepares camas para todos, ya que no queremos irnos al campo puesto que la casa tendrá polvo y estará aún fría y ya sabes lo malito que se pone tu sobrino con la alergia que le producen los ácaros y el polvo. Te lo agradecemos y nos vemos mañana. Besos para mi cuñaita preferida.

Cuñaita wuaiiii 8,30

Buenos días cuñado. Mira qué casualidad, debisteis avisar con más tiempo. Me olvidé decirle a mi hermana que estamos desde el miércoles en Salamanca. El centro de jubilados organizó un viaje ¡ya sabes, de esos del Imserso!,  y  estamos disfrutando en la ciudad salmantina, ahora os envío una foto cuando salgamos. Estamos desayunando en el hotel unas tostadas de pan de masa madre que son una delicia, un bollo maimón y tu cuñadito quiere comerse además un trozo de hornazo salmantino, pero le estoy quitando la gana porque de lo contrario, no va a poder ir a la excursión que nos espera. Nos llevan ahora a visitar la catedral y la plaza mayor, así que ejercicio haremos, pero de todas maneras me parece demasiado.

Familia requeteguaiiii 8,38

Vaya, cuánto lo siento, con las ganas que tenían tus sobrinos de paella de su tía preferida!! Bueno, se lo diré a tu hermana cuando baje con los niños ☻☻☻

Cuñaita wuaiiii 8,42

No te apures, ¡ya haremos las que nos apetezca cuando estéis de vacaciones en vuestra casa del campo, allí hay mucho más espacio para todos y bajo la noguera se está en la gloria! Dile a mi hermana que luego le mando fotos, que tengáis un feliz finde. Sigo con el desayuno que se pasa el tiempo y salimos en 20 m. Besos a mis niños guapos!!
─ María ¿Ya guaseando tan temprano?
─ ¡Qué susto que me has dado Pepe, te hacía en el baño! Nada, que dice tu cuñadito que vienen mañana con los niños a pasar el finde aquí y que les prepare una paella y alojamiento, que su casa está sucia y que si los ácaros, ¡ya sabes, lo de siempre!!
─ ¿Pero no le has dicho que nos vienen los pintores y estamos de limpieza?
─ No Pepe, les he dicho que estamos en Salamanca en un viaje del Imserso.
─ Pero mujer, si se presentan y ven que estamos aquí…, además ¿cómo van a creerse que vamos con el Imserso, si aún no tenemos edad?
─ No te apures, conozco a mi hermana y a nuestro cuñadito y no vendrán y a su casa tampoco porque hay que limpiar y sabes que siempre me pide que se la prepare para cuando ellos lleguen y si se plantean lo del Imserso, pues mejor, así entenderán que ya se me están hinchando las narices.
  Cada día tienen más cara dura, ¡mira que son! ¿Pero y si se presentan?
─ Pues que empiece con una fregona y los guantes a ayudar o que limpie su casa, que no se le van a caer los anillos esos de hojalata que lleva, ¡ya me ha cansado y mira que la quiero, pero no puedo con la cara dura que tienen!
─ ¿Entonces este verano que vas a hacer cuando te pidan que les arregles el chalet, me vas a hacer caso por fin?
─ Sí Pepe. ¡Debí hacerlo desde el principio y lo más gracioso es que en el fondo sabía que esto acabaría así, pero quise dar una tregua, es mi hermana y la quiero mucho, no sé cómo ha cambiado tanto desde que se fue de aquí. Pero bueno, así es la vida o el oro que reluce en la ciudad! Los paletos también sabemos ponerles los puntitos a las  “íes”, ¡no quería que llegara este momento, pero alguna vez sería!
─ ¿Desayunas? ¡Qué pronto tenemos que ponernos a funcionar, la brocha y las gotas nos esperan, amiguete!


Imagen cogida de la red

Nani. Mayo 2019

jueves, 9 de mayo de 2019

CUMPLIENDO SUEÑOS


Me encuentro en un laberinto del que no consigo salir. Ensueño y lo convierto en el paraíso que siempre deseé. De algo debe servir la experiencia y ser sabia como me dicen en casa con cierto tono de ironía. La tenacidad me ha caracterizado y sé que puedo emprender el vuelo, una aventura o lo que me proponga. Me dirijo al sueño de mi vida, iré al Edén verdadero y estaré completamente despierta, pese a quién pese.


Nani. Mayo 2019

lunes, 6 de mayo de 2019

VOLVER A EMPEZAR

Me queda un regusto amargo en la boca después de saberte en casa. Decidiste salir al mundo y este te atrapó en un principio, después te chupó hasta la última energía. Hoy vuelves derrotada, hastiada, pero es que quisiste comerte todo como si no hubiera que dosificar. La vida es larga para distribuir lo que nos corresponde y corta cuando se es adolescente. Como decía tu abuela, tuve que dejarte tropezar. Hoy llegas herida pero no rota del todo. Como si de un jarrón se tratara, entre todos te compondremos y dónde encuentres costuras, hallarás cada día más  experiencia, menos dolor y la sonrisa perdida en aquella cuneta.



COMO CARDOS
Me queda un regusto amargo en la boca como cuando limpio alcachofas y sin darme cuenta me chupo un dedo.
La existencia y una alcachofa son lo mismo. La compro frondosa y verde, más tarde la limpio y a veces tiene insectos en su interior o está ennegrecida y para colmo, amarga como las truelas. Esa es la vida que estamos teniendo. Demasiada similitud con un cardo borriquero.


viernes, 3 de mayo de 2019

COMO HUEVOS FRITOS



Me ha recomendado mi querida Maripi, que me una a ella para hacer pilates, yoga y carrera en días alternos. No soy muy de deportes, pero últimamente los chichones me delatan y algo tengo que hacer, así que decidida he comenzado. Los lunes, miércoles y viernes toca pilates. Martes, jueves y sábados yoga y las carreras las dejamos para el domingo que es día de descanso y tenemos más tiempo. Llevo dos semanas que no paro y para colmo, me dice que cuando llegue a casa solo debo beber agua. Los primeros días tenía hambre de lobo, pero debía seguir sus consejos y soy muy tenaz. Maripi tiene un cuerpo diez, es una sílfide y yo quiero por lo menos llegar a perder el flotador que me ha surgido aquí donde usted ve. Sí doctor, he sufrido un desmayo y no sé si he soñado. Me olvidé la botella de agua y me ha parecido ver un vaso de agua, por eso se me habrán puesto los ojos de huevo frito que decía su enfermera mientras intentaba que me recuperara, Yo más bien creo que los tengo de bolilla de puro deseo. Doctor, cuando me comprometo lo hago a conciencia y llevo unos días que las piernas me flaquean, ¿será que me he pasado con los consejos de la Maripi?



Nani. Mayo 2019

miércoles, 1 de mayo de 2019

DONDE SE QUEDA LA BLANCA INOCENCIA






De pequeña rompí el búcaro al que mamá tenía tanta estima. Al asustarme, me obstiné en recoger los trozos de cristal pintados y meterlos en una caja. Cuando llegara mi hermano le pediría que los pegara, así no lo notaría; pero con tan mala fortuna que me corté y además de enterarse, hubo que ir a urgencias donde me dieron tres puntos de sutura.

Allí mamá percibió mi miedo al ver sangre y aguja y para quitar importancia dijo con ironía: ¡Gracias al cielo que no tienes sangre azul y es roja como la de todo buen hijo de vecino!
Entonces pregunté: “¿Mamá, la sangre de esos chicos que vimos en la tele que venían en pateras la tienen también roja?
─ Sí, ─dijo mamá.
─ ¿Y la de los niños que hay en esas alambradas que pusieron?
─ Claro, todos los seres humanos tenemos la misma sangre, ─volvió a responder.
─ No entiendo entonces ese titular que hay ahí en esa pared.
Mamá levantó la mirada y leyó en voz alta:
─ “El dolor del blanco no es más dolor. Aquí curamos al ser humano”.
Vi lágrimas en sus ojos y supe que no era por mi herida.





Relato inspirado en la foto y frase de Arturo Maciel
Si el dolor no es blanco, no es “viral”
- Mozambique Marzo 2019 -




Nani. Mayo 2019


viernes, 26 de abril de 2019

CORRIENTE ALTERNA



Tenía tantas ganas de ti, que no me importó encenderte y encenderme accionando un artilugio que activaba nuestro deseo. Cuando te lo enseñé te pusiste tan activado que un solo roce pareció que hubiésemos recibido una descarga eléctrica, por eso hubo que practicar a conciencia, ya que las descargas eran demasiado rápidas, muy intensas eso sí, pero tan ligeras que casi no daba tiempo a disfrutarlas, por ello lo de la práctica. Con el tiempo tú llegaste a ser como una bombilla fluorescente y yo me convertí en los voltios que necesitabas. Había días que tú te convertirías en tensión eléctrica y yo  me encendía como la llama del fuego de la chimenea. Al cabo del tiempo empezaste a decirme que siempre estaba encendida, pero lo que no sabías era que me desactivaba para no agotar la fuente de energía, cuando te quedabas dormido. Aquello nos gustó tanto que siempre estábamos en continuo movimiento. Las noches y los días se pasaban en un santiamén. Un día llegaste del trabajo diciendo que estabas muy cansado y que necesitabas dormir. La solución te la di de inmediato. Nos tomaríamos una semana de vacaciones. Almacenamos comida para una semana y lo único que hicimos en esos días fue encendernos tanto que casi chamuscamos las sábanas, comer platos fríos preparados de antemano y dormir, para empezar de nuevo. Pasada la semana volvimos al trabajo. Pareciera que hubiéramos adquirido fuerzas especiales y vitaminas para un regimiento, pero pronto hubo que tomar dos semanas de vacaciones. Esta vez decidimos hacer un viaje para ver museos, pasear y cansarnos de otra manera. Cuando llegábamos al hotel y nos duchamos, caías rendido en un sueño tan profundo que fue la mejor manera de recuperarnos.
Sin embargo y eso no se lo conté por el momento; encontré un curso online de sexo y me puse al día en todo lo que pondremos en práctica al volver. Tendría que ser en días alternos para no agotar la potencia y no electrocutarnos. En esta ocasión su mecanismo sería el que se accionara al pulsarlo. Ahora era necesario cambiar las tornas por una temporada.
Pobrecito mi chico, ¡lo que le esperaba a la vuelta!
Nani. Abril 2019

lunes, 22 de abril de 2019

CUANDO LLEGA EL LOBO


Temblamos primero de miedo. Más tarde todo cambió y el temblor se hizo emoción. Lo que en un principio nos paralizó, se convirtió en delicia. Pareció que la amenaza nos fulminaría y temimos por nuestra estabilidad, después el cielo se abrió y dejó de llover, de tronar y los relámpagos y rayos se tornaron en color. El arco iris que nos iluminó y nos dejó seguir el camino hasta casa, fue lo que nos marcó a lo largo de la vida. Cuando asoman las orejas del lobo, suele dar un vuelco la vida.

(Se quedó sin enviar)
Nani. Abril 2019

lunes, 15 de abril de 2019

TEATRO, PURO TEATRO


Yo no la he escrito, como el resto de las obras. Todas las escribió María pero las firmaba yo. Desde luego no lo voy a reconocer en público, aunque sé que es voz pópuli. Tengo que admitir que sin  su generosidad no sería el reconocido y aplaudido autor teatral, pero ya no sé vivir sin los aplausos y las palmadas en las espaldas. Sin embargo cuando me miro al espejo, veo una máscara y una mentira.


Celos
Yo no la he escrito, aunque parezca mi letra. Es una carta que redactó mi madre cuando tenía una edad parecida a la mía. Siempre nos hemos parecido en algunas cosas, aunque ella ha sido mucho más guapa y tuvo una carrera muy frondosa. Por el contrario, yo me he dedicado a sembrar y recolectar. Ella le sacó letras a su pluma. Supo extraer las mejores historias a su imaginación. Yo obtuve de la tierra las mejores verduras y los frutales más deliciosos. Pero no perdonó que imitara su letra y que tuviera mi propia personalidad.

Nani. Abril 2019

viernes, 12 de abril de 2019

ME LLAMO LUNA ENCENDIDA







Me prohibieron bailar la danza del fuego. También la de los muertos que invoca a los míos, pero no han podido vetarme que salga a danzar como una loca, para celebrar la vida. La que me dieron mis padres un día de luna llena y por eso me llamaron “Luna Encendida”. Ahora en la reserva que hay en la frontera, danzo sin parar y les enseño a los pequeños. Es una de las cosas que debemos conservar, aunque pretendan quitarnos esto también. Las tradiciones se nos quedaron agarradas a las arterias, como ellos tienen pegado el colesterol malo, solo que lo nuestro nos deja buen sabor de boca, mientras lo otro acompaña el deterioro. Además nos mantenemos calientes, este invierno ha sido muy duro y hasta aquí llega el enfado de la naturaleza, esa que tampoco quieren creer los dirigentes que aquí nos retienen. Por eso y mientras nos quede un hilo de cordura, danzaremos, oraremos por lo que la naturaleza nos ofrece y sobre todo, por la belleza de sentirnos unidos, hermanos de sangre y de valores heredados. Seguiremos apresados, que no vencidos.

Nani. Abril 2019

jueves, 11 de abril de 2019

PETUNIAS ROJAS





Estoy en un bosque que en un principio es verde y unos pasos más adelante, se llena de petunias tan espesas que todo lo tapa y se convierte en un inmenso mar rojo. En la naturaleza boscosa me sentía bien, pero esta alfombra me ahoga.  Me asusta estropear las flores al pisarlas, por eso necesito mis alas y salir volando de este espacio que cada vez se hace más extenso. Se agranda por los lados y sigue hacia arriba. No hay caminos ni puertas por donde salir, es como un gigantesco laberinto donde todo se cubre de esas horribles flores que me aprisionan. Ya tan solo puedo distinguir un trozo de cielo, por donde se asoma una nube juguetona, que me sonríe y me llama. Yo sé que las nubes ni sonríen, ni hablan, pero esta sí. Y quiero cogerla. Estiro mis brazos, la llamo y ella se carcajea, me guiña con un ojo de sapo. Lloro. ¡Quiero subir ─digo, ─quiero volver a casa, no puedo morir en este lugar rojizo!
No sé si estoy despierto. Sudo y creo que mi mujer me pregunta por qué grito y a qué alas me refiero.
¡Ella me abofetea y se lo agradezco!

Nani. Abril 2019



lunes, 8 de abril de 2019

TRADICIONES


El nombre de mi hermana es el que heredan todas las mujeres de la familia que en primer lugar nacen. Yo rompí con el hábito. Se lo prometí a mi santa el día que nos prometimos. Y tuvimos una hija, pero aunque nos desheredaran por nada se llamaría Camelia. Vivimos de dicha planta, tenemos una inmensa finca que explotamos y cosechamos; por eso todas las mujeres de la estirpe, están hastiadas de sentirse flor y el pan nuestro de cada día.


ALLÁ ARRIBA


El nombre de mi hermana es tan especial que cuando llega el día de su onomástica se celebra por todo lo alto. Subimos con nuestra cesta de picnic y pasamos todo el día en el santuario de nuestra señora, María de la Sierra.


Nani. Abril 2019