sábado, 15 de marzo de 2008

EL CAFÉ


El café humea en la mesa mientras disfruta del aroma, del azucarero que no hace juego con la taza y sobretodo, de su espacio cuando suena el teléfono.
El recipiente de azúcar es el que vio de forma cotidiana día tras día y este momento es el que lo enlaza con la niñez, la juventud y la vida compartida con aquel ser extraordinario que la fortuna puso en su camino hasta que el destino la apagó cual pabilo. Por eso toma el café en aquella taza donde ella bebió sorbito a sorbo, todos los cafés que compartieron. Y ahora le interrumpen su momento, el que comparte con sus recuerdos y con la dulzura de los instantes agradables vividos. Duda si cogerlo o seguir el rito diario. De pronto recuerda que hoy le dan la nota de graduación y sin ser consciente del todo, se levanta con dificultad mientras susurra: “Niña, no nos deja tomar el café como cuando era pequeño, quiere que le sentemos entre los dos y contarnos sus aventuras, hoy quiere tomarse unos sorbitos de nuestro café”.


Nani. Marzo 2008.





25 comentarios:

  1. Hola Nani, mi primer comentario y no sé que decir...Que me gusta como escribes, te lo habran dicho muchas veces. Seguiré pasando por aqui cuando vea la luz encendida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Bueno... Bueno... Bueno...

    mmm... Café....

    ResponderEliminar
  3. Hola preciosa! Qué melancólica estás últimamente... feliz Semana santa y disfruta mucho estos días!

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  4. ya me has joio!!!! Yo que iba a dejar el café de después de comer desde hoy!!!!!!!! Bueno, lo dejo desde mañana!!! jajajajajajjaja

    Gracias reina, creeme que hago todo eso que dices, pero me da rabia la actitud de mucha gente. Me jode que los demás no valoren lo que tienen hasta que lo pierden. Por que pierden ellos, pero también yo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Las cosas cotidianas del dia a dia...los recuerdos...el cariño...
    Que bien lo has "plasmado"....con ese sentimiento que pones en todo lo que escribes....
    Descansa lo que puedas...feliz semana, Nani.
    Besazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que todo lo que rodea al café es como un baile jajaja yo no lo llamaría rutina sino que son como pequeños detalles que lo hacen único. Y mira que yo no tomo café apenas, pero es que a mi madre le encanta y cuando lo huelo me recuerda a ella :D

    un beso!

    ResponderEliminar
  7. Aunque se ha hecho habitual en mí tomar el té,cuando era bebedora de café,siempre me gustó leer sus posos del fondo de la taza :) un beso,Goroka.

    ResponderEliminar
  8. Hay ciertas rutinas que realizamos con todo el gusto del mundo...

    Un besazooo

    ResponderEliminar
  9. Me encanta el cafe y sobretodo en esa atmosfera complice que relatas !!!
    Besos para ti

    ResponderEliminar
  10. Tiene que estar ahí, sea como sea...

    Precioso

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. El aroma de los recuerdos.
    Y el café me acompaña día a día. Así te leo con tus lindos relatos.
    Fíjate que vivo en tierra cafetalera. Aún en mi jardín hay plantas.
    Seguiremos tomando café.

    Abrazos linda.

    ResponderEliminar
  12. Pocas cosas tan evocadoras como el aroma del café recién hecho. A mí me recuerda tardes soleadas a la salida del colegio o charlas en la cocina mientras esperas que salga el café.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. yo no tomo café, de vez en cuando, pero pocas veces, aún así su aroma me trae muchos recuerdos.

    ResponderEliminar
  14. Precioso Nani... alguien tan cfeadicta como yo se imagina perfectamente la escena, sobre todo el sabor...
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Desde que tengo acidez de estómago sólo tomo café con hielo. El caso es que el médico que ha prohibido todo tipo de cafés, pero me reservo este derecho como gesto de rebeldía. Tu post me ha traído a la mente viejos aromas. Besos Nani.

    ResponderEliminar
  16. El ritual del café ... jejejeje. Ultimamente me tiene nerviosísimo el puñetero café. Llego a tomar 4 cafés al día y ... ufff ... he tenido que dejarlo. Pensaba que no me afectaba, pero parece ser que si.

    Noto un tono de melanconlía en tu texto muy grande. Recuerdos de una persona que ya no está, que no ha visto crecer a su hijo ...

    Un besote, Nani.

    ResponderEliminar
  17. café sólo, por favor; o en su defecto cortado, que narices, quiero café no me ponga leche, berlioz!

    ResponderEliminar
  18. EL café, qué rico!!!!
    Y esta historia es preciosa, cómo el marido la recuerda a ella cada mañana por su taza de café...
    Me ha encantado.
    Cuídate, besos y un big abra:
    Spirit of dreams;) (f)

    ResponderEliminar
  19. Mira que yo no tomo café, pero me han dado muchas ganasssssssss...
    Besitos

    ResponderEliminar
  20. Hola hermosa Nani! Deberían inventar aromas virtuales para acompañar los posts. Bello cuento y con mucha nostalgia, querida amiga!

    Los recuerdos, los rituales, aquellos amores que han partido, los aromas...parece que detuvieran el tiempo, y lo situaran exactamente allí, donde lo queremos.

    Te abrazo con muchísimo cariño!

    ResponderEliminar
  21. Lo acertado del relato, es que nos instalas en esa mesa donde los recuerdos se comparten con los sentidos del gusto, la vista y el olfato. Eso enriquece el texto y nos hace identificarnos con el momento. En unas pocas lineas nos cuentas mucho; reunes ahi pasado, presente y el futuro con el hijo. Todo un acierto.
    Por cierto, el café acompaña mi vida actual en el puerto. Saludos

    ResponderEliminar
  22. Cuando era chica, yo agarraba una silla la ponía al lado de donde se sentaba mi mamá y recostaba mi cabeza en su regaso. Lo hice hasta cuando iba a la facu. Ahora q ya no está, en los días difíciles me gustaría volver a hacerlo. A veces necesitamos sentirnos protegidos.

    ResponderEliminar
  23. Me llamó la atención la luminosidad que emanaba de tu casa y entré.
    Sencillamente quedé deslumbrada.

    Saludos

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE