viernes, 12 de abril de 2019

ME LLAMO LUNA ENCENDIDA







Me prohibieron bailar la danza del fuego. También la de los muertos que invoca a los míos, pero no han podido vetarme que salga a danzar como una loca, para celebrar la vida. La que me dieron mis padres un día de luna llena y por eso me llamaron “Luna Encendida”. Ahora en la reserva que hay en la frontera, danzo sin parar y les enseño a los pequeños. Es una de las cosas que debemos conservar, aunque pretendan quitarnos esto también. Las tradiciones se nos quedaron agarradas a las arterias, como ellos tienen pegado el colesterol malo, solo que lo nuestro nos deja buen sabor de boca, mientras lo otro acompaña el deterioro. Además nos mantenemos calientes, este invierno ha sido muy duro y hasta aquí llega el enfado de la naturaleza, esa que tampoco quieren creer los dirigentes que aquí nos retienen. Por eso y mientras nos quede un hilo de cordura, danzaremos, oraremos por lo que la naturaleza nos ofrece y sobre todo, por la belleza de sentirnos unidos, hermanos de sangre y de valores heredados. Seguiremos apresados, que no vencidos.

Nani. Abril 2019

7 comentarios:

  1. Genial, Nani: Un canto a las raíces y a la vida.

    Excelente .

    ResponderEliminar
  2. Hay que ser fieles a los orígenes.

    ResponderEliminar
  3. Dan ganas de irse a danzar con ella y no volver jamás.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Nani, bonita publicación, un abrazo : )

    ResponderEliminar
  5. Hola nani, que bello texto, atrapa.
    Feliz finde amiga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un bello canto a los ancestros. Nunca debemos olvidar nuestros orígenes.
    Muy bonitol Nani
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
  7. Tierna historia. Y que bello es danzar siguiendo costumbres y tradiciones que no deberíamos olvidar. Saludos amiga.

    ResponderEliminar