miércoles, 6 de enero de 2010

LA NOCHE MÁGICA


Había tardado mucho rato en dormirse y se sentía cansado. Sabía que si no seguía durmiendo no vendrían y se resistía luchando con el sosiego y la curiosidad que le producía el haber escuchado ruidos cerca. Sabía que lo aconsejable era seguir metido entre el edredón y el colchón pero, ¡era tan tentador cogerles infragantes! Empezó a hacer planes y como hacer para no producir ningún ruido y no ser observado. Lo peor era llegar sin tropezar, puesto que sería impensable encender la luz. No recordaba con exactitud donde dejó tirados los zapatos y probablemente tropezaría con ellos, así que se tiró de la cama y gateó palpando hasta encontrarlos. Los apartó y con sigilo se acercó al picaporte de la puerta, lo giró con mucho tiento y casi de puntillas empezó a bajar las escaleras. Una pequeña luz como la que produce una linterna, se deslizaba en la parte inferior de la casa. Unos susurros se escuchaban y le produjeron una extraña sensación sintiendo un escalofrío por la espalda. Le dieron ganas de salir corriendo hacía arriba y volver a refugiarse en el calor de la cama, pero algo le impedía moverse. El frío de los peldaños y la situación hacían que los dientes le castañetearan y le embargó un miedo enorme, pensando que llegaran a sus oídos el incesante chocar de dientes y el latido frenético de su corazón. Intentó relajarse y en eso estaba, cuando una mano se posó en su hombro. El grito que salió de su garganta fue tan espantoso, que antes de darse cuenta, se encontró rodeado de toda la familia. Su madre le sujetaba y su padre le repetía que la pesadilla había terminado. Cuando se despertó del todo, papá, mamá y sus hermanos mayores, todos a una le decían que se tomara la leche calentita y se volviera dormir, que aún era temprano para que los Reyes Magos vinieran. Que debía estar tranquilo y así ellos pasarían por su cuarto con toda su magia a dejarle todo el amor que ellos saben dar. Se tomó la leche, se acurrucó y lo último que recordaba, fue la mano de mamá cogida con fuerza a la suya.


Deseo que tengais un Feliz Año 2010.


Nani. Enero 2010.

25 comentarios:

  1. Todos hemos tenido esa ilusión incontrolable. ¡Qué emoción dejar yerba y agua a los camellos y una copita de anís para los Reyes Magos!
    Un abrazo, con guiños.

    ResponderEliminar
  2. Que ilusión. La noche de Reyes Magos y el día de mi Primera Comunión,(exceptuando el nacimiento de mis hijos), los mejores momentos de mi vida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una pesadilla que esperaba una bonita mañana llena de magia.
    Un relato precioso, querida Nani. ¡Me gustan tanto!, pero...los extraño mucho...van con cuentagotas;)
    Ojalá los disfrutemos má a menudo, niña.
    Muchos besicoss, guapa.

    ResponderEliminar
  4. Oh si! lo mejor era el dormirte sabiendo que esa misma mañana la magia se había obrado en cada casa!

    Besicos

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo que mi tía vestía a un muñeco enorme , y a sus pies dejaban todos los regalos , todos los primos teníamos un miedo terrible , recogíamos cada uno su regalo llorando como magdalenas ...


    Un beso y feliz año para tí también .

    ResponderEliminar
  6. Mi querida Nani que así sea para ti y tus seres amados.
    Bello texto para recordar un dia tan bonito como hoy y darle la bienvenida nuevamente al 2010.

    Un fuerte abrazo acortando las distancias.

    ResponderEliminar
  7. Te deseo una mano amorosa para agarrar siempre que la necesites. Yo te brindo la mia.

    Tus "besicos" me llenan de felicidad.

    Muack

    ResponderEliminar
  8. Pues a mí también me daba esa noche un poco de miedo. Recuerdo que la mañana que más ilusión pasé fue aquella en la que al levantarme vi a mi hermano con un camión enorme que podía hacer carga y descarga.
    Nunca había visto un regalo tan guay!!!

    Besos, Nani. Felicidad, salud, bienestar, armonía y alegría para 2010.

    ResponderEliminar
  9. Precioso relato, real muy real. Me has traído recuerdos de mi infancia ¡que mágica noche!
    Un abrazo nani y buen año

    ResponderEliminar
  10. Pobrecitos niños, algunos con pesadillas pensando que no vienen o que vienen y se dejan ver

    ResponderEliminar
  11. Qué bonitas eran esas noches... con sus nervios, sus sueños y su ilusión :))

    Igualmente!

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Si es que el estado estresante que algunos niños vivimos no se sabe hasta qué punto es sano...jajajaja
    Hace poco me contó una mamá de mis alumnos que su hijo de cinco años no soportaba la idea de que unos extraños entrasen en casa mientras él dormía, así que ... para evitar el desastre hubo que apartar la magia...
    En fin, yo espero que a mis hijos (si algún día los tengo) no les asuste que les visiten extraños mientras duermen el 5 de Enero porque... va a ser FASCINANTE!!!! jejejeje

    Besicos guapa!!!!

    ResponderEliminar
  13. Me alegra lo suyo verte y leerte de regreso (de regreso ambos, no solo tu)...

    ResponderEliminar
  14. Según me han dicho, los Reyes son los padres, pero yo no acabo de creérmelo.

    Felicidad para tí también.

    ResponderEliminar
  15. Ah, la alegría plena de ser niño, de que todo es maravilloso y lo mejor está por llegar y será bueno, inolvidable. Bien recreado en el deseo intensísimo de tu relato.
    Feliz año, amiga.

    ResponderEliminar
  16. Bueno , yo que te puedo decir de la ilusion de los Reyes Magos, solo que ahoar me toca se el que cuide que siga...

    ResponderEliminar
  17. Ainsss, que noche tan especial. Yo aún me sigo poniendo nerviosa...no me preguntes por qué, pero no puedo evitarlo! ^^

    Besicos y feliz año nuevo, guapa!

    ResponderEliminar
  18. Una noche siempre llena de recuerdos y mañanas alegres. Hoy en cambio no se viven tiempos para que los niños del mundo reciban esta alegría. Por ello, recordar y recrear este momento es valioso.

    ResponderEliminar
  19. Mis mejores deseos. Que sigamos leyéndonos, con reyes y sin ellos.

    ResponderEliminar
  20. Derechito al corazón! Qué bellooooooooooooooooooooooo!!!!!!

    Mucho más de una vez te dije que Vos acariciás con las palabras, mimás, confortás...así se siente este artículo Nani!

    Y por supu, me recordaste todas las vigilias infantiles, custodiando zapatitos, diciéndome que "esta vez" sí encontraré a los Reyes ipso facto! Pero inevitablemente me quedaba dormida!

    Acá toy de nuevo! Más descansada, tranquila, con alguna energía adicional y muchas ganas de abrazarte!

    Los mejores deseos para este nuevo año que transitamos juntas mi Amiga!

    Y aquí te dejo mi Primer "Te quiero mucho mi Nani" del año!

    ResponderEliminar
  21. Tus letras son para saborear cuando forman las palabras

    ResponderEliminar
  22. Muy pero muy feliz año y bendecida tu vida.

    Me da gusto iniciar el año contigo.

    Recibe mi cariño.

    ResponderEliminar
  23. Me pregunto qu´´e cara se le quedar´´ia al Principe Felipe cuando le dijeron que los reyes son los padres. ;) Besos Nani.

    ResponderEliminar
  24. Hemos hecho surco entre nuestra habitación y la de los locos entre madrugás de pesadillas, cantos, quiero agua y reyes de todo tipo. A regañadientes, pero con qué gusto, aunque suene raro.
    Un abrazo mágico.

    ResponderEliminar
  25. Que lindo es tomar esa mano pequeñita dándole consuelo y alegría... Creo que me dá mas placer ser madre que ser hija...
    No puedo controlar la alegría de preparar cada detalle, para luego ver su carita de sorpresa e ilusión!
    Besos

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE