martes, 2 de abril de 2013

DESCONCIERTO






 Acuarela de Maria Pan "EL NIÑO QUE MIRA"


Aunque ya nos había preocupado, al cumplir los tres añitos fue algo que empezamos a plantearnos de manera casi obsesiva.  No parecía normal que se sintiera bien en un rincón del salón repitiendo los mismos movimientos. No innovaba juegos y se asustaba cuando le cogíamos sus cuentos, esos que hemos ido contándole día tras día y que intentábamos cambiarlos por otros nuevos. El que más le ha  gustado siempre es una adaptación de  “Ali Babá y los cuarenta ladrones” en versión infantil. Era alarmante que no aceptase ningún otro, por muy bien ilustrado y adecuado que fuera  para su edad. Muchas noches se nos han hecho eternas hasta que nos hemos atrevido a pronunciar la palabra que tanto miedo nos daba. Ahora  lo vamos normalizando y la palabra autismo no se queda enganchada en la campanilla, sino que la pronunciamos sin temor. El jueves vamos a Ávila,  tenemos cita en la consulta de un especialista y eso nos ha dado cierta tranquilidad, pero lo que más nos satisface es ver que él está de otra manera. Intuimos que saberse comprendido le ayuda.

Nani. Abril 2013

Mi propuesta en Cuentos  Autismo de Ávila

18 comentarios:

  1. Bonito homenaje al autismo.
    Un abrazo Nani.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, el niño pa comérselo.

    ResponderEliminar
  3. Me has hecho pensar: ¿Si todos fuéramos autistas nos comprenderíamos?
    Y si no nos comprendemos ¿Es que todos somos autistas entre nosotros? ¿O entre ellos y nosotros?
    Este mundo no hay quien lo entienda.
    Disfrutémoslo tal y como es.

    ResponderEliminar
  4. Estas situaciones cuestan al principio pero cuando se empiezan a ver avances es como un regalo que la vida te ofrece para que aprendas a valorar lo diferente y sus posibilidades.

    Como dice Tecla, a veces yo también me planteo si no tendremos todos un punto de autismo.

    Un texto precioso.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. El autismo es un mundo desconocido para quien no convive con él.

    Besos, me gustó tu relato y tu sensibilidad con el tema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Es un misterio todo lo que llegan a esconder en sus cabecitas.
    Preciso retrato de una dura realidad, Nani.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Nani:
    Entrañable cuento, entrar en sus mundos no es tarea fácil, sin embargo el amor llega de alguna manera, y eso los envuelve y protege, comprender el universo de sus circunstancias, hoy en día, gracias a los estudios ,a los maestros y sobre todo a las familias que lo asumen ;el temor se alivia de alguna manera.
    La Acuarela de María Pan, "EL NIÑO QUE MIRA”, acompaña este escrito, tan lleno de humanidad.
    Besos, abrazos y todo mi cariño bien repartido ,guapa.

    ResponderEliminar
  8. La comprensión , un arma tan necesaria y esencial en la vida de cualquier humano, especialmente en los niños y más aún en estas circunstancias.
    Mi deseo de un triunfo absoluto y mucho cariño.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  9. Precioso relato con gran sentido de humanidad... (me gusto mucho)
    Gracias por compartir, Nani.
    Besitos de primavera.

    ResponderEliminar
  10. Normalizar desde la sensiblidad, sensibilizar desde la normalidad... Acertadas letras. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Me preguntaba mientras leía ¿Por qué precisamente Ali Babá y los cuarenta ladrones? ¿Acaso esa gran roca en la entrada de la cueva tenía un significado para él? ¿quizás las mágicas palabras que la abrían?
    Ojalá el tiempo y la ciencia nos permitan acercarnos más a los niños que padecen autismo y nos permitan pronunciar las palabras adecuadas para abrir ese tesoro que llevan dentro.
    Bello y conmovedor relato, Querida Nani y como siempre, la ilustración de Maria Pan le agrega ternura y arte por partes iguales. Mi abrazo enorme para las dos!

    ResponderEliminar
  12. Y luego tienen unas capacidades extraordinarias, que nos asombran.
    Conmovedor, mi querida Nani.
    Montón de besos

    ResponderEliminar
  13. He estado ocupada y hacia tiempo que no pasaba por aqui como siempre precioso relato
    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. La ilustración es tan preciosa como tu relato, tan tierno, tan real.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Qué ternura destila este relato sobre el autismo, cómo puedes ponerte en el lugar de esos padres que tienen que reconocer lo que está sucediendo y lo tienen que enfrentar.

    Y qué bueno este homenaje que haces.

    Un abrazo Nani.

    ResponderEliminar
  16. ¡ Cuantos días sin leerte Nani ! pero como has podido ver el color parece que ha vuelto.

    Me he puesto al día de tus "comprimidas píldoras"
    ¡ Uffff ! se leen en segundos y se expanden en el pensamiento. Autismo ... algunos he llegado a tener muy cerca, a la memoria me vienen sus caritas. Tusa letras me los han traído de nuevo. ¿Que será de ellos?

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  17. Eh!! mi admiración a esas pinturas . Pasear los ojos por entre sus colores y los delicados trazos siempre me dejan un muy buen sabor de boca.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE