lunes, 13 de agosto de 2007

CARTA A UN PODEROSO

Sr, D Dinero:
Le agradezco a la vida la oportunidad que me ofrece. Siempre tuve ganas de escribirle una carta, pero por ser usted un señor con tan alto estatus y yo, una simple habitante de este mundo, nunca me atreví a hacerlo. Temía ofenderlo y le necesito, para que a mi casa llegue la nómina de final de mes. Bien sabido es, que esa nómina la gano yo, pero también es sabido, que usted está relacionado con mi trabajo y con esa nómina, por ello como le comentaba, no me atreví nunca a escribirle.
Hoy le ruego me explique: “¿Porqué intentó mi primer jefe, apretujarme y sobarme? ¿Qué tenía que ver el cargo de este jefe y que él le poseyera a usted (era director de banco), con que yo estuviese dispuesta a dejarme sobar? ¿Cómo tiene una mujer que demostrar que sabe trabajar y ganarse su sueldo, sin que venga alguien que está por encima en el cargo, y la humille de esta manera, y tan sólo (digo yo), por que se siente superior la gran mayoría de la veces, gracias a usted? ¿Porqué mi familia pasó tantos apuros económicos, debido a que un tercero se introdujo en nuestras vidas y le necesitó a usted, para pagar sus grandes deudas, que ni comimos ni bebimos, pero que nos salpicó a todos? ¿Porqué señor, pasan hambre muchísimos niños de este mundo y muchos seres humanos, que su pecado (por llamarlo de alguna manera), ha sido nacer en determinados lugares del planeta? ¿Por qué tiene usted que estar siempre en medio de los conflictos nacionales, políticos, familiares, personales y nunca ha hecho nada para remediarlo? ¿No le afecta a usted, ser tan codiciado, tan odiado, tan apreciado, tan necesario, tan….? Claro que, ¡yo creo que si le ha afectado, pero para sentirse superior y el rey del universo! Es verdad que yo sin usted, no puedo ir al supermercado, pagar el recibo de la academia de mi hijo o tener la alegría de poder ver una buena película, pero me parece, y permítame que le diga, que si usted se mostrara menos poderoso, menos brillante, más cercano y…, no se. ¡Le agradecería tanto que me contestase a esta carta! No ha sido mi intención ofenderle, solo pedirle que me explique porque es usted así y se comporta de este modo. Creo que si usted pudiera hablar y tan solo, me dijera que no le gusta su manera de ser, o que es distinto a como lo hemos idealizado, o que daría todo su poder, por hacernos comprender que le usamos mal y que usted también está cansado, yo me sentiría más cerca de usted e incluso, intentaría comprenderle.
Como le digo, me encantaría contestase a esta consumidora de usted.
Quedo en espera de sus gratas noticias y reciba un cordial saludo de,
una afectada.

nani. agosto 2007.
Safe Creative #1103028619540

5 comentarios:

  1. Permítaseme el agregado de la Post Data:

    "Tomando en cuenta lo que la carta dice, Benedetti sabrá perdonar la paráfrasis; de qué se ríe Sr. Dinero? De qué se ríe?"

    ResponderEliminar
  2. Mario, no he leido a Benedetti, confieso mi incultura, pero ya dije que mi proceso es reciente y confieso que algo lento. De este señor, sólo he leido algunos relatos, eso sí, tengo grabadas algunas entrevistas que le hicieron por las tierras bajas de España. Siento mucho si suena lo que he hecho, parecido a algo que Benedetti tiene escrito, eso puede ser, que ambos pensemos de forma parecida, a veces las personas para bien o para mal, coincidimos en muchas cosas. Si sé que es un tema muy manido, pero a la vez tan actual como el pan que comemos cada día, igual que es manido y actual, que hay muchas gente en el mundo que no come, que no tiene donde posar su espalda cuando está cansado, y así un larguísimo etc.
    Intentaré buscarme ese texto al que te refieres y si no te importa y lo tienes a mano, envíamelo por email (o mail, no sé bien como se escribe)o por aqí mismo.
    Besillos grandes de esta aprendíz de todo.
    Nani

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. A mí me parece que el Sr. Dinero no tiene la culpa de lo que hacemos los humanos en su nombre. La culpa es nuestra y solo nuestra. Él no es más que un instrumento.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es verdad Nanny lo que dices y a esa conclusión pretendía que llegáramos con este relato.
    Besitos muchos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE