martes, 4 de junio de 2013

ANUNCIOS POR PALABRAS (3)



La imagen es de la red



Se ha perdido un osito de peluche muy semejante a Winnie Pooh por los alrededores del paseo de los álamos de la ciudad. Se gratificará con una  recompensa importante a quién lo entregue en perfectas condiciones, ya que tiene un gran valor sentimental para una persona muy querida.  Es de color crudo y lleva como un chalequito de color rosa fuerte, mide unos 35 centímetros y tiene una orejita (la derecha concretamente) mordisqueada. Parece ser que fue extraviado al subir al coche en la puerta del centro médico, donde esta mañana estuve con mi familia. De nuevo hago un llamamiento a la persona que lo haya encontrado (llamar al teléfono 309845200), seguramente a dicha persona no le llame la atención e incluso crea que mejor estaría dentro de un contenedor de basura, pero para nosotros y en particular para mi niña, tiene un valor incalculable, desde que lo ha echado de menos esta mañana no ha dejado de llorar y ella es una niña que nunca llora, por  su inocencia y su síndrome siempre sonríe y se muestra feliz.

Nani. Junio 2013

12 comentarios:

  1. volviendo de vacaciones, mi hija se dejó su osito azul en un área de servicio de la autopista. Llamamos allí y lo habían guardado, su abuelo lo recuperó a la semana siguiente en uno de sus viajes a Barcelona. Imagínate la gran alegría al saber que estaba sano y salvo y la fiesta que montamos cunado volvió a casa.

    ResponderEliminar
  2. Esos niños que "siempre sonríen" también sufren. Por eso, cuando lloran, es por algo muy hondo.
    Muy lindo, Nani.
    Juan M.

    ResponderEliminar
  3. Por favor, quien lo haya visto que lo comunique. Forzosamente tiene qu aparecer. Cien iguales no sería lo mismo...

    ResponderEliminar
  4. Definitivamente, hoy me rondan los ositos de peluche. Esta mañana, mientras dejaba ropa en la tintorería, la encargada me habló de un viejo osito que le habían dejado para limpieza. Al parecer, había pasado por varias generaciones en la misma familia y las costuras comenzaban a ceder y mostrar el relleno, de verdad, estaba prácticamente destruido. Sin embargo, una nueva personita lo estaba esperando con mucha ilusión y todos hacían un esfuerzo para dejar a ese “Winnie” lo más presentable posible y listo para otra temporada de abrazos, amor y sueños compartidos. ¿Cómo no imaginar a la protagonista de tu historia y sus lágrimas, mientras te leo?
    Una vez más, GRACIAS, Nani, por la ternura que recorre tus letras y por hacer foco en las escenas cotidianas, por donde pasa lo más auténtico de la vida.
    Te abrazo con enorme cariño.

    ResponderEliminar
  5. Auténticamente conmovedor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué temblor me ha entrado por la niña.
    Como cuando mi niña lanzó sus gafitas por el balcón y las vi tiradas en la calle.
    Cuando llegué abajo ya no estaban.
    Todavía lloro al recordarlas. Eran tan pequeñitas.

    ResponderEliminar
  7. Ojalá aparezca, son objetos insustituibles que le dejan una huella imborrable.
    Mis mejores deseos, querida Nani.

    ResponderEliminar
  8. Todos lo niños tiene ese síndrome de abandono cuando su compañero de juegos y de sueños nocturnos desaparece, es como si les arrancaran una parte de ellos y sin esa parte les es dificil concebir el día a día.
    Besos amorosos.

    ResponderEliminar
  9. ¿Nadie piensa en el peluche?... pobrecito, el también tiene sentimientos :(

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Los peluches de los niños son sus hijos, su pérdida es todo un drama. El que lo encuentre, que lo devuelva.

    Abrazos de osa amorosa.

    ResponderEliminar
  11. Un relato bellísimo. Eres demoledora en el final..., llegas directo, directo al centro de la diana del corazón,¡ madre mía!

    Ole y ole por cada una de tus letras, mi querida Nani.

    Muchos besicos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.