lunes, 6 de junio de 2016

EL FINAL





Aquel día de verano de 1945 en las ciudades alemanas aún se percibía el humo y el olor a barbacoa. Los zumbidos de las bombas y los aviones sobrevolando nuestras cabezas se escuchaban en sueños y no se podía descansar. Los que allí vivíamos creíamos que de un momento a otro vendrían a recogernos y llevarnos en alguno de aquellos trenes. Las emisoras de radio habían anunciado el fin, pero creerlo era otra cosa, nuestros cuerpos y nuestras mentes ya vivían demasiado apresados y ver la luz resultaba imposible por el momento.

YA NO QUEDA PENA


Aquel día de verano de 1945 no fue como tú sabes un día más. Pudimos escaquearnos pero decidí no hacerlo y a partir de esa fecha nuestras vidas cambiaron. Ya no fuimos los mismos e incluso en mi aspecto físico hubo una transformación. Nuestra relación se enfrió  y poco a poco dejamos de vernos, de llamarnos y al final, tú por un lado y yo por otro. Hoy tenemos que aparecer juntos y contarle muchas cosas, pero lo que nunca contaré es que llevo tatuados todos los momentos que no quisiste compartir y que es imposible recuperar.


ACEPTACIÓN

Aquel día de verano de 1945 el calor se dejaba notar y todo se hacía insufrible a excepción de tu silueta cuando asomabas sonriente por el quicio de la puerta.  Yo anhelaba ese momento de tu aparición y desde mi inmovilidad, eras como el aire fresco que entra por la ventana al amanecer. Sólo ese instante merecía la pena para poder seguir viviendo de esa  manera insufrible que la naturaleza me otorgó.

Nani. Junio 2016

4 comentarios:

  1. La carga por lo que fue, la carga por lo que no fue y la aceptación de la carga. Muy compensaditos entre los tres. Bien Nani.
    Besotes muchos.

    ResponderEliminar
  2. Una época terrible, querida Nani, ojalá nunca regrese ni siquiera algo parecido.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  3. me encanta el sabor de misterio entre líneas de tu texto

    ResponderEliminar
  4. Que duro es vivir a veces.
    Tres buenos ejemplos.

    Besos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.