domingo, 6 de agosto de 2017

CONTADORA DE HISTORIAS



Cuando era pequeña le gustaban mucho las historias que le contaba la abuela a la puerta de casa, en las tardes-noches de verano mientras mamá las llamaba para la cena. La abuela se sentaba en la silla de enea y ella le escuchaba atenta en el tranco de la puerta. Era una delicia lo fresquito que estaba pero sobretodo, estando frente a ella podía admirar las expresiones de la contadora de  historias y a la vez escucharla muy atenta.
Recuerda relatos de antepasados, de pastores y lobos y de los habitantes misteriosos del bosque, aunque con los que más disfrutaba era con los cuentos de sirenas, pescadores y hadas que se disfrazaban de habitantes marinos cuando la mar se ponía rebelde y aparecían a castigar malhechores, rescatar objetos perdidos y hacer felices a los marinos que luchaban con las olas, desafiaban los vientos e incluso alguna vez, hacían frente a los barcos piratas que surcaban los mares con contrabando de ron, de oro y piedras preciosas o con brujas malignas que querían arrebatar la belleza a las sirenas, a los jóvenes lugareños o apoderarse de la fuerza de los luchadores que surcaban los océanos. No le gustaba tanto la historia del rey Neptuno con su estridente dorado y su corona de aguamarinas. En realidad le daba más miedo que otra cosa, ya que la abuela imitaba su voz y hacía gestos muy exagerados para emular un gigantesco rey poderoso, que a ella le cohibía en su inocente infancia.
Después y con el transcurso del tiempo le hace sonreír ese recuerdo y guardar con especial cariño todo lo que le enseñó, el amor que le dio y esa dulzura que nunca más encontró en otro ser humano. Aquella contadora de historias fue única en su talento, encanto, valores a transmitir y que ella recogió como si fuera una esponja, de aquellas que también aparecieron en el increíble repertorio de la abuela. 


Nani. Agosto  2017

3 comentarios:

  1. Contadoras de historias, transmisores de sentimientos, precioso

    ResponderEliminar
  2. Nunca olvidamos lo q nos contaron los abuelos. Porq en sus palabras había mucho amor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Bonito y entrañable.
    Me ha encantado.

    Besos.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.