domingo, 6 de agosto de 2017

CONTADORA DE HISTORIAS



Cuando era pequeña le gustaban mucho las historias que le contaba la abuela a la puerta de casa, en las tardes-noches de verano mientras mamá las llamaba para la cena. La abuela se sentaba en la silla de enea y ella le escuchaba atenta en el tranco de la puerta. Era una delicia lo fresquito que estaba pero sobretodo, estando frente a ella podía admirar las expresiones de la contadora de  historias y a la vez escucharla muy atenta.
Recuerda relatos de antepasados, de pastores y lobos y de los habitantes misteriosos del bosque, aunque con los que más disfrutaba era con los cuentos de sirenas, pescadores y hadas que se disfrazaban de habitantes marinos cuando la mar se ponía rebelde y aparecían a castigar malhechores, rescatar objetos perdidos y hacer felices a los marinos que luchaban con las olas, desafiaban los vientos e incluso alguna vez, hacían frente a los barcos piratas que surcaban los mares con contrabando de ron, de oro y piedras preciosas o con brujas malignas que querían arrebatar la belleza a las sirenas, a los jóvenes lugareños o apoderarse de la fuerza de los luchadores que surcaban los océanos. No le gustaba tanto la historia del rey Neptuno con su estridente dorado y su corona de aguamarinas. En realidad le daba más miedo que otra cosa, ya que la abuela imitaba su voz y hacía gestos muy exagerados para emular un gigantesco rey poderoso, que a ella le cohibía en su inocente infancia.
Después y con el transcurso del tiempo le hace sonreír ese recuerdo y guardar con especial cariño todo lo que le enseñó, el amor que le dio y esa dulzura que nunca más encontró en otro ser humano. Aquella contadora de historias fue única en su talento, encanto, valores a transmitir y que ella recogió como si fuera una esponja, de aquellas que también aparecieron en el increíble repertorio de la abuela. 


Nani. Agosto  2017

8 comentarios:

  1. Contadoras de historias, transmisores de sentimientos, precioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge. Bien sabemos que sin esas contadoras de historias, nosotros/as nos podríamos hacer lo que hacemos y soñar lugares, vivir otras vidas y soñar mundos mejores.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  2. Nunca olvidamos lo q nos contaron los abuelos. Porq en sus palabras había mucho amor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara el amor que aprendemos a transmitir gracias a esas personas que nos hacen vivir y a valorar lo que realmente merece la pena en la vida.
      Gracias por tu comentario.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  3. Bonito y entrañable.
    Me ha encantado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xavi. Tú si que eres bonito y entrañable.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  4. Qué maravilla me llevaste al pasado de mi vida cuando mi madre me leía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces Rocomenzar, mereció la pena escribirlo.
      Besicos muchos.

      Eliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.