miércoles, 14 de mayo de 2014

LA FINAL (REC)



Foto cogida de la red

La lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad era observada  desde la ventana a través del visillo ligeramente corrido, como temiendo ser descubierto y tragado del mismo modo que fue desapareciendo aceras, farolas, coches aparcados y todo lo que se cruzaba con ese terrible apocalipsis.
Mansamente se aparta, bebe un sorbo del vaso que espera sobre la mesa, con el revés de la mano se limpia los restos que han quedado cosidos a sus labios y con lágrimas a modo de lluvia mansa, se recuesta en el sofá esperando que algo concluya.


Nani. Mayo 2013

10 comentarios:

  1. Si no hay remedio..que el fin del mundo nos pille bailando. Filosofía ante todo. Besos , Nani.

    ResponderEliminar
  2. Pues de todas las maneras de resignarse, la tuya está explicada de una manera exquisita. Suerte para la semana que viene :)

    ResponderEliminar
  3. Ante lo inevitable solo queda el resignarse. Transmite muy bien esa sensación de impotencia, me gusta.
    Saludos Nani.

    ResponderEliminar
  4. A lo mejor lo interpreto mal... en ese vaso había algo que acelerara ese irremediable final?
    Me ha gustado.
    Un beso Nani.

    ResponderEliminar
  5. Espero que disfrute de ese trago, que todo llega, aunque sea despacio.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Con un buen vino todo entra mejor, je je. Semana apocalíptica tenemos.

    Un besazo Nani.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Nani.

    Algo concluirá, seguro. Espero que pase el peligro...
    Buena historia, guapa.

    Unos besos.

    ResponderEliminar
  8. Nani, muy sugerente tu relato. Algo va a concluir más pronto que tarde.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. La lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad es la lluvia que forma nuestras propias tormentas; devoran nuestras angustias,inundan nuestros espacios mas íntimos,solo queda que arrase y limpie cada rincón del alma,un trago que hay que pasar,solo esperando lo mejor.
    Abrasicos.

    ResponderEliminar
  10. Hay alguien que se va a beber su propio Apocalipsis. Suerte, Nani, a ver si te oímos pronto en la radio.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE