lunes, 23 de enero de 2017

BUENA EDUCACIÓN



No quiero volver a verte nunca más. Te lo dije hace seis meses, seis días y seis horas y lo vuelvo a repetir ahora. No me has pegado, ni me has clavado el cuchillo, pero es tu mirada la que me agujerea. Lo que me falta al respeto es lo que callas. No tengo moratones, pero tu maltrato emocional hizo que me desangrara y el miedo me paralizara. No me has matado, pero me has convertido en un zombi.

Nani. Enero 2017

8 comentarios:

  1. Se me parte el alma, Nani. Pues sé muy bien que así es.
    Ojalá lo que escribes sea una pura y auténtica ficción.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen relato. Dice tanto, Nani.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Nani, esa otra forma de maltratar, más sutil, pero no menos dolorosa.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Ufffffffffff, lo has bordado.
    Da hasta miedo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Oh, que penita! Pero al menos tiene fuerza para hablar claramente.
    Besososososososo

    ResponderEliminar
  7. Estaba tu relato con tanta convicción que lo sentí en lo más vivo.
    Eso es lo que me ha pasado.
    Un besazo Nani.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE