domingo, 29 de julio de 2007

DESPEDIDA

Hasta el día de hoy, mi empeño había sido olvidarte y olvidar lo que habíamos compartido juntos. Me ha dolido mucho tu recuerdo y las dos últimas frases, que me dijiste cuando nos despedimos: “¿Cómo crees que quedo?” y para finalizar, “¡que te vaya bien!”
No, no me ha ido bien, porque tu recuerdo me ha martilleado una y otra vez, instante a instante, de día, de noche, y no me ha dejado descansar.
Hoy, mientras se mezclaban mis sentimientos con el olor a pino del limpiador de baño, la unión ha sido tan explosiva, que ha pasado por mi, como si se tratara, de la esponja que necesitaba mi pensamiento, dejando resplandecientes mis sentimientos y me devolvieran, la paz que había perdido.
No supe responder en su momento a tu pregunta. Fue como si un ídolo de barro, se hubiera roto a mis pies y no quise aceptarlo, o no pude. Hoy y en un segundo, te he reconstruido y te veo de nuevo; como un ser humano, ni más, ni menos. Un señor de su mundo, que intenta hacer su trabajo y para ello, se vale de lo que tiene a su alcance; incluidos, los sentimientos de ciertas personas.
Que, ¿cómo creo que has quedado? Ya te puedo responder. Eres la persona que tanto he querido, pero algo distinta ahora. Quise arrancarte de mi sangre, infinidad de veces, y no he podido. Creo que te quiero aún más y he comprendido, que no quiero olvidarte. Ahora deseo recordar y seguir queriéndote, para que este sentimiento que corre por mis venas, me recuerde que las personas; todas, todas, somos seres humanos; con penas y alegrías, con virtudes y defectos y que aceptando toda esta mezcla, es cuando se comprende al otro y se le quiere de verdad.
Hasta ahora, quería corresponderte con desamor; pero no he podido ni tenerte rencor, ni ignorarte, ni como te decía, olvidarte. Prefiero pensar, que como en alguna ocasión dijiste: “Nada es lo que parece”, y que muchas cosas de las que nos rodean, son “humo”. Humo que embriaga en ocasiones y claro, nada es lo que parece.
Pero, que triste es actuar de esa manera, porque…, si hacemos las cosas para que parezcan otras, ya me dirás como quieres que piense yo o, como crees, que quedamos ante el otro. Lo siento por ti, lo siento de veras, ya que tiene que ser algo duro, pasarse la vida actuando, (otra vez me ha salido esa palabra, que tanto nos hizo discutir en su día).
Lo siento, pero al final creo tener razón. La actuación y el actor, son los que prevalecen. Que triste es, que tu “éxito sea humo”. Que triste es, que al final te vea, como a un buen actor, que interpreta a la perfección, el papel de su vida. El papel que le ha tocado o que ha escogido, para interpretar. De veras, que lo siento por ti, y por mi también. Hoy soy yo la que pregunto: ¿Cómo es tu soledad, cuando te quedas con ella. Cuando se deja caer y pesa como una losa. Cuando recuerdas el olor del “humo”, que dejas impregnado en los demás?
Ahora entiendo al ser escurridizo. Has sido como una figura de gelatina, preciosa de apariencia y color, pero que cuando se prueba o se toca, se escurre por entre los dedos o deja un sabor de boca, que no es el que te esperabas. Hubiera preferido una figura de mármol, al menos, la frialdad hubiera estado palpable desde el primer momento, o igual, tampoco hubiera sido lo que parecía, ¡quien sabe!
De todas maneras, hoy me alegro de poder al fin, escribir esta carta y decirte, que ya no me dueles tanto, que al menos; recobro mi paz, muy poquito a poco, despacio, muy despacito y espero, que el desamor que he sentido, incluido el rencor, (poco, porque te quiero demasiado para sentirlo), se desvanezcan con el tiempo.
Hoy me toca a mi decirte, que te vaya bien, y me gustaría, que el humo que te envuelve, se haga una bonita realidad, que no se expanda por el aire, sino que perdure igual que una sonrisa, el brillo de los ojos, el primer beso o la palabra dicha, con la mayor devoción y cariño.
Hoy quiero que sepas, que sigo donde me conociste. Que voy a intentar sacarle brillo a mi serenidad. Que voy a intentar, limpiar mis sentimientos, para que queden resplandecientes y voy a luchar con uñas y dientes, por arrancar, el desamor que aún me quede y espero; que si alguna vez nos volvemos a ver, tengas la cara limpia de maquillaje de clon, para que pueda ver, tu auténtica sonrisa y el verdadero brillo de tus ojos. Voy a rezar, para que el papel de tu vida, el auténtico, te llegue y no te haga sentir mal ante los demás. Hoy voy a rezar, porque seamos alguna vez, auténticos y veraces.
¡Que todo te vaya muy bien!

Rossanna.

Nani. Julio 2007.
Safe Creative #1103028619120

5 comentarios:

  1. Hay que limpiar y frotar muy bien para dejar el alma limpia de desamores y superar las penas. Menos mal que siempre llega un día en que te preguntas por qué sufriste tanto por esa persona.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. es dificil olvidar y en ocasiones peor recordar, pero hay q seguir, limpiar las manchas sobre el cristar para poder seguir mirando a través de el.
    tenemos la suerte (o la desgracia) de recordar. A luchar y a seguir
    Salud
    Besos y aplausos

    ResponderEliminar
  3. Creo haberlo dicho en otras ocasiones (por aquí no, pero seguro que en otros lados)... Somos, a no dudarlo, también la suma de nuestros huecos, de cada uno de los fragmentos nuestros que las ausencias se han ido llevando.

    Ello no es malo ni es necesario rellenar nuestros huecos... Intentar que las nuevas presencias encajen en la forma de la ausencia... Condenar al presente a la forma del pasado... Es absurdo.

    Por el contrario, es necesario vestir nuestros huecos, conocerlos y reconocerlos, para saber que en ellos somos, distintos, los mismos... Sin máscaras

    ResponderEliminar
  4. ¿Egoísmo? Típico del género humano pero casi siempre enlazado también al sexo masculino.

    Yo con el tiempo he aprendido a no odiar, el rencor aun a veces late, pero por suerte la palabra que ya suena fuerte y casi culmen es la total indiferencia.

    Reconozco haber tenido que aprender a ser feliz así, pero ahora es ya lo que necesito y casi doy las gracias por todo ya que sinó nunca hubiese llegado a mi estado actual, de armonía y felicidad total.

    Yo creo que si que es posible olvidar. Sobre todo a quien se lo merece y tiene todas las apuestas a su nombre.

    ¡Ánimo y aser felices! que la vida es una sola y muy bonita!!

    ResponderEliminar
  5. Tengo que daros las gracias a todos. Espero no haberos inquietado demasiado con esta carta de desamor:
    NANNY OGG: De vez en cuando hay que hacer limpieza general y rebuscar en los rincones.Estoy de acuerdo contigo.
    KRAICHERK: Como dices, es dificil olvidar y aún peor, recordar, pero la lucha en la vida es más importante y hace superar todo.
    NECIO HUTOPO: Es muy importante saber donde están esos huecos que nos deja la vida, que vamos rellenando con sabores más dulces, y lo más importante, saber quitar la máscara a tiempo.
    LAVIEJAMORLA: Me alegra saber que has aprendido a ser feliz, cuesta bastante llegar a esa conclusión y sobretodo, llevarlo a cabo. Y olvidar cuesta, pero también se consigue.
    Muchos besos para todos. Me siento feliz de ver que os llegan mis relatos, y más si son como este, un poco especial en cuanto a sentimientos de todo tipo.

    ResponderEliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.