lunes, 8 de octubre de 2018

FUE CARRO



Su vida se semejaba a un semáforo.  Un faro intermitente. Casi toda su vida había tenido delante una luz encendida en rojo.
-No puedes pasar, no puedes hacer, no puedes ir, no y no, y no… ¡Todo prohibido por ser quién eres y haber nacido en este lugar y porque sí!, le dijeron.
Cuando encontró la luz en amarillo, estaba tan perdida que no sabía si podía o no pasar, ir, hacer o esfumarse. Al final se le escapó algún que otro tren y allí seguía; cada día más abajo.
Pasado un tiempo, consiguió ver la luz en verde. Fue tanta la alegría que le dio que se quedó petrificada mirando su luminosidad. El color esmeralda le hacía soñar, saber que todo cambiaría y se agarró con tanta fuerza a esa esperanza, que ya no vio otro destello. Se colocó un vestido verde manzana que tenía en el almario esperando un gran acontecimiento,  abrió los brazos, salió corriendo y se subió a un carro que pasaba por ese camino. Allí encontró la libertad.

Nani. Octubre 2018


10 comentarios:

  1. Muy bueno Nani. A veces hay que pasarse los altos cuando estos no tienen ni pies ni cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tali Rosu y bienvenida a esta tu casa.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  2. A veces nos estancamos y no sabemos cómo avanzar. Al menos tu personaje logró salir de ese bucle. Me gusta mucho la forma alegórica en que has usado el semáforo. Millones de gracias por animarte a participar de nuevo en mi reto. ¡Me hace una ilusión tremenda!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Rebeca por comentar y tus propuestas. Y me gusta mucho que te guste como ha quedado el relato.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  3. Hola!
    Genial! me gusta mucho tu microrrelato, yo soy incapaz de hilar palabras que tengan algún sentido.
    Acabo de llegar a tu blog, me quedo por aquí y te invito al mío.

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥ 

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Violeta, me alegro que te guste el relato. Muchas gracias y bienvenida.
      Besicos muchos.

      Eliminar
  4. Me dan ganas de escaparme con ella...

    Muy gratificante.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Toro, a mi también me dan ganas de ir con los personajes y mientras los imaginos, les acompañamos. Soñar cuesta tan poco!!
      Besicos muchos.

      Eliminar
  5. Y hay personas que estando la luz en verde no pueden avanzar.....Buen relato.....Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Sandra. A veces tenemos un pelo delante y nos impide saltarlo, la vida es complicada.
      Besicos muchos.

      Eliminar

LA PUERTA ABIERTA Y LA LUZ TENUE... PASA.